Los países iberoamericanos prevén eliminar las barreras que impiden el pleno empleo de sus habitantes con discapacidad y emprenderán estudios para conocer la verdadera situación en la que se desenvuelve dicho colectivo.

Esas son parte de las resoluciones que hoy adoptaron varios ministros y altas autoridades de la región, al concluir el I Encuentro Iberoamericano para la inclusión laboral de las personas con discapacidad, que se celebró desde ayer, miércoles, en el archipiélago ecuatoriano de Galápagos.

Además, el encuentro resolvió solicitar a los jefes de Estado y de Gobierno de la región que, en la Cumbre que sostendrán a mediados de noviembre próximo en Cádiz, declaren al 2013 como el "Año Iberoamericano para la Inclusión Laboral de las Personas con Discapacidad".

En la cita de Puerto Ayora, en la Isla Santa Cruz, participaron representantes de Brasil, Bolivia, Colombia, Perú, República Dominicana, Venezuela, Panamá, España, Cuba, Chile y El Salvador.

"Promover la realización de estudios" e "incentivar el desarrollo de acciones dirigidas a garantizar la eliminación de las barreras que dificultan la plena inclusión laboral de las personas con discapacidad", señala el texto final de la reunión.

El documento precisa que, según la Organización Mundial de la salud (OMS) el 15 por ciento de la población mundial, unos 1.000 millones de personas, vive con algún tipo de discapacidad y que 90 millones se encuentra en Iberoamérica.

Asimismo, recoge que el 80 por ciento de las personas con discapacidad en Iberoamérica que podrían trabajar, se encuentran en el desempleo, lo que agudiza la situación de pobreza y marginación de ellos y sus familias.

Por ello, añade la resolución, la inclusión laboral de ese colectivo "no solo garantiza su integración social", sino que genera "efectos positivos en lo económico", ya que permite "aprovechar un valioso capital humano".

El vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, que impulsó el encuentro de Galápagos, aseguró que la atención a las personas con discapacidad en Iberoamérica es una cuestión "impostergable", por lo que convocó a las autoridades regionales a "trabajar denodadamente" en favor de los derechos humanos de los discapacitados.

Recordó la historia de injusticia y marginación de ese colectivo y remarcó que es necesario concienciar a la población para mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad.

Para Moreno, la discapacidad debe ser entendida como parte de la diversidad que existe en el planeta y mencionó que muchas de las mentes brillantes han surgido de ese sector social.

Identificó entre ellos al científico británico Stephen Hawking, con quien conversó hace algunas semanas en Inglaterra y quien ha aceptado una invitación para visitar las Islas Galápagos en enero próximo.

De su lado, Ana Peláez, directora de relaciones internacionales de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), sugirió una mayor inclusión de las personas con discapacidad en la toma de decisiones que atañen a ese colectivo.

Para ella, esas personas pueden aportar soluciones a los problemas que afrontan, como ha sucedido en España con el trabajo que por 75 años ha desplegado su organización.

El ministro peruano de Trabajo, José Villena, precisó que en su país la mayoría de los 2,5 millones de personas con algún tipo de discapacidad se encuentra en el sector informal, con empleo precario.

Villena dijo a Efe que el Gobierno de su país llevará adelante un censo poblacional en el que se identificará a las personas con discapacidad y sus potencialidades laborales, con el objetivo de alcanzar la plena inclusión de ellos en el mercado laboral.

Reconoció, sin embargo, que un amplio sector de ese colectivo no tiene los incentivos suficientes para buscar trabajo, por lo que insistió en que se deben encontrar mecanismos, como la capacitación profesional, para que los discapacitados puedan calar en la demanda laboral de las empresas.