El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, se reunió hoy a puerta cerrada con su colega de Honduras, Porfirio Lobo, para abordar diversos temas de interés bilateral y regional, entre ellos, el desarrollo de la zona del Golfo de Fonseca, informó una fuente oficial.

Asimismo, el mandatario hondureño enfatizó que no existe tensión entre El Salvador y Honduras por la Isla Conejo, ubicada en el Golfo de Fonseca, región que comparten ambos países con Nicaragua.

Lobo, quien vino a El Salvador como invitado de honor a la jura y toma de posesión de la nueva Junta Directiva del Parlamento Centroamericano (Parlacen), se reunió a puerta cerrada con Funes, con quien trató diversos temas de interés bilaterales y regionales, destacó en un breve comunicado Casa Presidencial.

El gobernante hondureño, previo a su participación en la sesión del Parlacen, dijo a la prensa que durante la reunión habló con su homólogo salvadoreño de "varios temas de la integración".

"Estuvimos hablando de cómo generamos desarrollo cada vez más cerca a los centroamericanos y cómo buscamos alternativas para que esos pueblos, sobre todo la región del Golfo, que es pueblo muy pobre, podamos generar riquezas en base a proyectos conjuntos", detalló.

Aclaró que entre El Salvador y Honduras no existe tensión por la soberanía de la Isla Conejo.

Lo que se está buscando "más bien (...) es potenciar un desarrollo muy fuerte en esa zona y que sea con base en un esfuerzo trinacional", agregó, al tiempo que recordó que tanto él como Funes y su homólogo de Nicaragua, Daniel Ortega, acordaron eso en marzo pasado.

Señaló que durante la reunión con Funes también se comunicaron con Ortega para ir formalizando el impulso de la zona de Golfo de Fonseca.

Los tres mandatarios acordaron reunirse a finales de noviembre en Nicaragua para tratar ese asunto, añadió.

Durante su discurso, en la toma de posesión de la nueva Junta Directiva del Parlacen, enfatizó que en la zona donde está la Isla Conejo "no hay ningún problema, sino lo que hay es un afán (...) por mejorar y superar esa población".

Llamó a toda Centroamérica a permanecer unida, ya que unidos sí se puede ser "una potencia", destacó.

La Casa Presidencial salvadoreña indicó que la reunión duró "más de dos horas" y destacó que no existe ningún conflicto entre ambos países por la soberanía de la Isla Conejo.

En septiembre de 1992, la Corte Internacional de Justicia de La Haya emitió una sentencia con la que puso fin a un centenario conflicto limítrofe, en la que dio a Honduras la soberanía sobre la mayoría de territorios en disputa.