Algunos familiares de la joven activista paquistaní Malala Yousafzai, atacada por los talibanes por defender la educación femenina, han llegado al Reino Unido para ver a la niña, informan hoy los medios británicos.

Malala llegó al Reino Unido la semana pasada para someterse a un tratamiento médico en el hospital Queen Elizabeth de Birmingham, centro de Inglaterra, donde permanece ingresada.

Según indica hoy la cadena BBC, entre los familiares que viajaron ayer a Birminghan figura el padre, Ziauddin Yousufzai, aunque de momento se desconoce cuánto tiempo permanecerán en este país o si tienen intención de pedir asilo por las amenazas de los talibanes.

Fuentes del hospital han indicado que Malala, que recibió un balazo en la cabeza en el ataque de los talibanes, está respondiendo bien a los tratamientos y necesitará un tiempo para recuperarse.

Malala fue trasladada al Reino Unido tras resultar herida el pasado 9 de octubre cuando fue tiroteada en su región natal, en Swat (norte de Pakistán), cuando volvía a casa del colegio.

La joven paquistaní recibió el año pasado el Premio Nacional de la Paz por su defensa de los derechos humanos frente a los ataques de los integristas talibanes que dominaron el valle del Swat hasta una ofensiva militar de 2009.