El premio Maria Moors Cabot 2012 distinguió hoy a cuatro periodistas con raíces hispanoamericanas: el venezolano Teodoro Petkoff, el español Miguel Ángel Bastenier, Juan Forero y David Luhnow, por su compromiso para mejorar el entendimiento dentro del continente.

Los galardonados de esta 74 edición del premio internacional de prensa más antiguo, recibieron una medalla de reconocimiento en una ceremonia celebrada en la prestigiosa Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia (Nueva York), en la que el rector, John Coatsworth, denunció que la libertad de expresión es "un deseo" en muchas partes del mundo.

La universidad también otorgó una mención especial al diario ecuatoriano "El Universo", del que destacó su defensa del derecho y la obligación de informar pese "a las continuas intimidaciones del presidente Rafael Correa para controlar los medios de comunicación".

"Aunque formalmente exista libertad de expresión en Venezuela, existe una agresividad gubernamental contra los periodistas y medios que ha provocado la autocensura", dijo a Efe Petkoff, aunque matizó que en los últimos años esta tendencia "se atenuó".

Según explicó, "muchos medios prefieren ser cautos porque quienes no tienen miedo se meten en problemas", y como ejemplo puso su caso, en el que sus reportajes críticos con el Gobierno de Hugo Chávez le costaron "una multa de 50.000 dólares y dos juicios pendientes".

Por su parte, Bastenier, columnista del diario "El País", señaló que aunque la cobertura que desde España se realiza a los temas latinoamericanos "no es suficiente", actualmente "es la única cobertura profesional de toda Europa".

"La autocensura existe en todas partes", dijo a Efe Bastenier, "pues aunque todos miran a Latinoamérica para hablar de falta de libertad de expresión, si algunas informaciones que se publican allí se hicieran en Europa, serían por lo menos investigadas por ser constitutivas de delito".

Otro de los premiados, Forero, reconocido por sus reportajes publicados en "The Washington Post" y "National Public Radio", denunció las "muchas" carencias informativas que existen en América Latina, especialmente en Venezuela, donde "es muy difícil trabajar porque hay amenazas a periodistas para intentar debilitar a la prensa".

"Mucha gente ve gobiernos de izquierda en Latinoamérica y piensan que hay democracia, pero lo cierto es que en países como Ecuador y Venezuela no hay ninguna independencia institucional", afirmó a Efe Forero, nacido en Bogotá pero criado en EE.UU., a donde emigraron sus padres.

Por su parte Luhnow, que escribe desde México para "The Wall Street Journal", mostró su satisfacción por esta distinción a periodistas latinos porque "por fin se reconoce la labor que se realiza desde Latinoamérica, ya que normalmente EE.UU. solo mira hacia Europa o Medio Oriente".

Luhnow, nacido y criado en México de padres estadounidenses, señaló que a través de su trabajo pretende "acercar" ese país a los ciudadanos de su vecino del Norte, para así romper con los estereotipos que identifican a su nación con la corrupción y el narcotráfico.

Con respecto a la mención especial de este año a "El Universo", la organización denunció "el acoso" que el diario sufre por parte del Gobierno, que recientemente demandó al rotativo con un proceso penal por haber acusado a Correa de "dictador".

"La situación es grave en Ecuador porque cuando intentamos investigar la corrupción nos impiden acceder a la información. Y si la publicamos, lo único que conseguimos son ataques por parte del Gobierno", explicó a Efe Carlos Pérez, presidente del periódico.

Este debate abierto en Ecuador se visualizó a la llegada de los invitados, cuando alrededor de veinte personas se concentraron a la entrada para protestar en contra del diario al grito de "Aquí están los que dañan la región" y "Viva el presidente Correa", y con pancartas en las que se podía leer "Basta ya la guerra mediática contra Ecuador".

Desde su instauración en 1938, el María Moors Cabot ha reconocido a periodistas de trayectoria internacional como el peruano Mario Vargas Llosa, el español Joaquim Ibarz y la mexicana Elena Poniatowska.