El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, acusó hoy al periódico Página Siete de actuar a favor de sectores políticos de Chile contrarios a la demanda marítima de Bolivia, una opinión que el matutino tildó de equivocada.

"Sus vínculos políticos son directos con la extrema derecha chilena que se opone a nuestra salida al mar, y con la extrema derecha boliviana", dijo García Linera en una rueda de prensa.

Afirmó que el presidente del directorio del diario Raúl Garáfulic es cuñado de la diputada Mónica Zalaquett de la Unión Demócrata Independiente (UDI) de Chile, fuerza contraria a la demanda boliviana de una restitución con soberanía de su salida al Pacífico.

El vicepresidente citó esa relación y otras con partidos de derecha boliviana, tras acusar al medio de distorsionar una declaración suya sobre una reciente decisión del Constitucional de eliminar el delito de desacato del código penal.

El director del diario, Raúl Peñaranda, declaró a Efe que es el matutino que "más ha defendido el derecho de una salida soberana al mar" para Bolivia con 24 editoriales en dos años.

"No hay otro diario en el país que haya, con tanta insistencia y de manera explícita, apoyado y respaldado el derecho soberano de una salida al mar. Esa percepción que tiene el vicepresidente es totalmente errada", afirmó Peñaranda.

El periodista también subrayó que Zalaquett no tiene "ninguna injerencia" ni influencia en el periódico y defendió el enfoque de hoy de su diario sobre el tema de la "figura del desacato" que motivó la nueva controversia con García Linera.

Página Siete, El Diario y la Agencia de Noticias Fides (ANF) son objeto de una demanda por una supuesta incitación al racismo presentada ante la fiscalía en agosto por el Gobierno, que argumenta una distorsión de palabras del presidente Evo Morales que provocó críticas contra el mandatario en el oriente del país.

Estos medios han rechazado la acusación y los dirigentes de las asociaciones de periodistas y diarios han criticado que esa denuncia haya sido planteada por vía penal y no por la Ley de Imprenta, lo que consideran un intento de amedrentar a la prensa.

Peñaranda dijo que se presentará el lunes a la citación de la fiscalía, que también ha convocado para ese día al director de ANF, el sacerdote jesuita español José Gramunt, y para el martes al director de El Diario, Antonio Carrasco.