El fiscal general del Líbano, Hatem Madi, aseguró que la delegación estadounidense del FBI que llegó ayer al país no interferirá en la investigación del atentado contra el jefe de la Inteligencia libanesa, Wisan al Hasan, y prestará solo asistencia técnica.

"La delegación del FBI no va a interferir en las investigaciones", dijo Madi en declaraciones publicadas hoy por el diario "Al Yumuria", y agregó que su labor es "limitada".

No descartó que otros países ofrezcan "ayuda" a las autoridades libanesas, señalando que ningún grupo político puede rechazarla ya que "la labor de los investigadores extranjeros es limitada".

El número dos del grupo chií Hizbulá, Naim Kassem, se opuso esta semana a la llegada de investigadores extranjeros al estimar que la policía judicial libanesa puede hacerse cargo del atentado, que costó la vida la semana pasada a Hasan y que desencadenó graves disturbios confesionales en el país, con un balance de 11 muertos.

Según el diario "As Safir", una delegación francesa será enviada al Líbano para cooperar en la investigación.

Los investigadores del FBI se trasladaron ayer al lugar del atentado, que dejó además dos muertos y 126 heridos, en búsqueda del tipo de explosivos utilizados.