El español Maverick Viñales (FTR Honda) se encuentra ya en el circuito australiano de Phillip Island, donde tras leer un comunicado semejante al del pasado martes, su abogado Francisco Sánchez, aseguró que "hay voluntad de venir a acabar el campeonato con el equipo y de negociar soluciones en cualquier sentido".

Maverick Viñales decidió unilateralmente abandonar el Gran Premio de Malasia que se disputó la semana pasada en el circuito de Sepang sin realizar ni un sólo entrenamiento, lo que le podía privar de disputar la próxima temporada el campeonato del mundo de Moto3 al tener un contrato vigente con su actual escudería, razón principal por la que el piloto, ahora bien asesorado, regresó a la siguiente carrera, este fin de semana en Australia.

El piloto, minutos antes de los primeros entrenamientos libres, simplemente leyó el comunicado y no contestó a ninguna pregunta, lo que sí hizo su abogado, aunque "Paco" Sánchez matizó que en Australia se encontraba como mediador mas que como abogado del piloto, pues lo conoció el lunes de la pasada semana.

"Mi intención no es otra que intentar solucionar una situación que podía ser muy perjudicial para el piloto. Cuando el padre se pone en contacto conmigo, lo primero que hago es hablar con uno de los propietarios del equipo, Raúl Romero, y después con Carmelo Ezpeleta, propietario del campeonato, para indicarles que intentaremos resolver de la mejor manera posible lo que consideramos un error grave del piloto", explicó Sánchez.

"Todavía no hemos hablado absolutamente nada al respecto de la situación, pero en este momento caben absolutamente todas las posibilidades, tanto que continúe el próximo año en el equipo como que se vaya y eso es lo que vamos a intentar resolver, pero sin meternos en las cuestiones privadas, pues son eso, privadas entre las dos partes".

En cuanto a la citada carta de libertad, Francisco "Paco" Sánchez, fue claro al afirmar que esa cuestión dependerá de una serie de factores pues "no puedo no decir lo que Carmelo Ezpeleta afirma, es propietario del campeonato, pero con la Ley en la mano en cualquier otro deporte podría correr ya que para eso están en segunda instancia los Juzgados, no para impedir correr a los pilotos, si bien otra cosa es el fútbol, que tiene un reglamento propio, pero en motociclismo no existe", aclaró.

"No obstante repito que no es nuestro objetivo, lo que queremos es llegar a un acuerdo con el equipo y la intención inicial es seguir con ellos, pero si al final no se puede pues se tratará de resolverlo de la mejor manera y siempre amistosa, pero repito que primero hay que sentarse a negociar", dijo Sánchez.

Sánchez reconoció que el piloto había cometido "un error grave, un error de juventud que le está pasando factura, aunque es joven y es obvio que se puede recuperar y demostrar que es un gran piloto y por eso estamos aquí con él, para ayudarle y en el futuro ya veremos, pero por ahora se trata de reconducir una situación errónea", afirmó.

Raúl Romero, uno de los propietarios del equipo, dijo estar "contento con el regreso del piloto pues si rectifica y está verdaderamente arrepentido, mejor que mejor, aunque todavía no he hablado con él, apenas nos hemos saludado".

"Es joven y creemos que ha tomado la decisión equivocada y si está arrepentido y está por la faena no le vemos ningún problema, desde nuestro punto de vista consideramos que si son pequeñas tonterías lo vamos a intentar arreglar", aseguró Romero.

En cualquier caso Raúl Romero lo tenía muy claro al afirmar que "no queremos que cumpla obligatoriamente su contrato si no quiere. Nadie se queda en mi casa si no quiere estar y si es así, pues buscaremos un acuerdo digno para todos", recalcó.