La economía de Estados Unidos creció a una tasa anual de 2% de julio a septiembre, impulsada por un mayor gasto de los consumidores y el gobierno federal.

El crecimiento se aceleró desde la tasa de 1,3% en el trimestre abril-junio, informó el viernes el Departamento de Comercio.

El reporte representa la última oportunidad de dar un vistazo al crecimiento económico antes de que los estadounidenses elijan un nuevo presidente en 11 días. El aumento en el Producto Interno Bruto (PIB) podría tener peso en el mensaje del presidente Barack Obama, de que la economía está mejorando.

Sin embargo, el crecimiento sigue demasiado débil para aumentar rápidamente las contrataciones laborales. Y el promedio anual de crecimiento de 1,74% en los primeros nueve meses de 2012 está por debajo del 1,8% que se alcanzó el año pasado, un aspecto que el candidato republicano Mitt Romney ha enfatizado.

"El crecimiento fue un poco mayor de lo que previmos, en su mayor parte por el gran aumento en el gasto federal", dijo Paul Ashworth, economista en jefe en Capital Economics. "Pero la economía todavía no está creciendo lo suficientemente rápido para generar los empleos necesarios y reducir la tasa de desocupación".

El PIB creció más rápido en el más reciente trimestre, en parte porque el gasto del consumidor aumentó 2% a una tasa anual, comparado con 1,5% del segundo periodo. El gasto en construcción de viviendas y renovaciones aumentó a una tasa anual de más de 14%. El gasto del consumidor representa 70% de la actividad económica.

Además el gasto federal se incrementó principalmente por los fuertes aumentos en los rubros de defensa en más de tres años.

Sin embargo el crecimiento se vio afectado por una caída en las exportaciones, la primera en más de tres años, y la poca inversión de empresas en equipo y software.

La economía también se vio desacelerada por los efectos de la severa sequía que afectó la región central de Estados Unidos el verano pasado. La sequía redujo las reservas de agricultura y abatió la tasa de crecimiento anual en casi medio punto. Una vez que los suministros de cosechas regresen a lo normal, esto ayudará a impulsar el crecimiento, destacaron los analistas.

El PIB mide la producción total de bienes y servicios de un país, desde comidas en restaurantes hasta cortes de pelo, producción de aviones, aparatos electrodomésticos y carreteras.