El presidente de Ecuador, Rafael Correa, prometió hoy seguir "con la lucha" de Salvador Allende, al visitar la tumba del fallecido presidente chileno, de quien dijo que es un ejemplo para los líderes políticos de su generación.

En el segundo día de su visita oficial a Chile, el líder ecuatoriano conoció en persona el mausoleo del Cementerio General de Santiago donde yacen los restos mortales del mandatario socialista.

"Inspiración, ejemplo, coherencia. Seguiremos con la lucha del presidente Salvador Allende", aseguró Correa a los periodistas, al recordar la figura del mandatario socialista fallecido el 11 de septiembre de 1973, en el Palacio de La Moneda, durante el golpe que encabezó Augusto Pinochet.

Acompañado por las hijas de Allende, Isabel y Carmen Paz, Correa citó un fragmento del último discurso que el presidente chileno pronunció antes de quitarse la vida de un disparo en la cabeza durante el bombardeo que perpetraron los militares sublevados que lideró Pinochet.

"Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor", recitó Correa.

"Presidente, sus hombres libres están viniendo en nuestra América. Gracias por su ejemplo y su sacrificio", añadió.

La senadora Isabel Allende agradeció el homenaje que Correa brindó a su padre y le deseó suerte de cara a los comicios presidenciales de Ecuador previstos para febrero de 2013.

"Creo que volverá a ser elegido por amplia mayoría. Tengo la impresión que está muy bien valorado y está muy querido por su pueblo y me alegro mucho porque son elecciones democráticas", indicó Allende.

El homenaje a Allende se realizó al termino de la conferencia que esta mañana ofreció en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en donde defendió que la respuesta para vencer la miseria en Latinoamérica tiene que pasar por un cambio en las relaciones de poder.

Tras esta visita, Correa tiene previsto presentar su libro, "Ecuador: De Banana Republic a la No República", en la Feria del Libro de Santiago, que inauguró ayer junto a su homólogo de Chile, Sebastián Piñera.