El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, presumió hoy ante su par estadounidense, Barack Obama, de la histórica participación criolla en la Serie Mundial de béisbol asegurando que sería mucho más aburrida sin ellos y bromeando con llevar el próximo "Clásico de Otoño" a Venezuela.

"Yo creo que la próxima Serie Mundial van a tener que jugarla, Obama, aquí en Venezuela", bromeó Chávez al referirse al presidente de los EE.UU. en un consejo de ministros celebrado en el palacio presidencial de Miraflores.

"Porque esto es venezolano por todos lados, de lo que tan buenos que de cada tres uno es venezolano. Son dieciocho y los nuestros son seis en play y además tenemos unos pitcher y unos de reserva", siguió sonriente el mandatario.

El béisbol venezolano estableció una nueva marca en esta 108 edición de la Serie Mundial con una histórica participación de nueve peloteros criollos.

Ayer, además, el primera base Pablo Sandoval hizo que la presencia de los jugadores venezolanos no pasase sólo al libro de récords por su número, sino por haberse convertido en un héroe al realizar tres jonrones en una actuación histórica que dio el triunfo por 8-3 de los Gigantes de San Francisco ante los Tigres de Detroit.

Su bateo explosivo y mágico permitió a "Kung Fu Panda", como cariñosamente lo llaman sus compañeros y fanáticos de los Gigantes, convertirse en el cuarto pelotero de la historia en conectar tres jonrones en un partido de la Serie Mundial.

"¿Qué harían en las Grandes Ligas si no existiera Venezuela?", se preguntó irónicamente Chávez al responderse: "Oye, se aburrirían".

"Dígame tres jonrones, además, tres jonrones le metió el muchacho de Puerto Cabello, el oso, ¿no es que le dicen el oso?", exclamó entre risas al ser corregido por sus ministros sobre el verdadero mote de Sandoval.

Venezuela tiene una larga tradición beisbolera, hasta el punto en el que el propio Chávez soñaba de pequeño en convertirse en pelotero, cambiando finalmente el rumbo de su vida dedicándose de forma exclusiva a su carrera militar.