El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, sostuvo hoy que Chile "no tiene derecho a decir nada" sobre los planes de su país para usar las aguas de las vertientes del Silala, objeto de una controversia bilateral, horas antes de que viaje hacia esa zona una caravana para iniciar el primer proyecto.

García Linera señaló en una rueda de prensa que su país no tiene "que darle cuenta a nadie" de lo que decida hacer con las aguas de esa zona, situada en la región andina de Potosí, fronteriza con Chile y Argentina.

"¿Qué puede decir Chile sobre lo que estamos haciendo en Potosí? Nada, porque no tiene derecho a decir nada, es un tema de soberanía del Estado boliviano sobre sus recursos naturales. El momento en que esos recursos, por obra de la naturaleza, cruzan la frontera ahí hay un tema de negociación bilateral entre ambos países", agregó.

El vicepresidente hizo estas declaraciones horas antes de que el gobernador de Potosí, el oficialista Félix González, inicie hoy una caravana con militares y líderes cívicos y sindicales de esa región hacia el Silala para inaugurar el sábado la construcción de cuatro represas para criar truchas en esa zona.

El inicio de las obras, que provocará una reducción temporal del 30 % del fluido de las aguas hacia el norte de Chile, estaba previsto para la próxima semana, pero se adelantaron para mañana.

Bolivia ha argumentado que son manantiales o vertientes, pero Chile sostiene que el Silala es un río de curso internacional.

Chile ha solicitado a su consulado en La Paz que pida información a las autoridades bolivianas sobre las represas y otros proyectos para evaluarlos "y prevenir cualquier daño a este recurso hídrico compartido, en especial aquellos de carácter medioambiental que pudieran producirse por la contaminación de las aguas".

García Linera indicó también que Bolivia sigue abierta a retomar el diálogo en el marco de la agenda de 13 puntos que establecieron en 2006 el presidente Evo Morales con la entonces mandataria chilena Michelle Bachelet, pero dijo que "el tema del Silala es un tema de soberanía, no es parte de los espacios de negociación".

La autoridad no ve contradicción entre dialogar y los proyectos que comenzarán mañana porque, según dijo, el punto incluido en la agenda bilateral sobre el Silala se refiere a la "deuda antigua" que Bolivia reclama a Chile por beneficiarse de esos recursos desde 1908.

La Gobernación potosina anunció las obras en el Silala tras una nueva subida de la tensión entre los dos Gobiernos por la demanda boliviana de una restitución del acceso soberano al océano Pacífico que perdió en una guerra librada a fines del siglo XIX contra Chile.

García Linera informó hoy que aumentará el presupuesto destinado a la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima, creada por Morales en 2011 para plantear en cortes internacionales la demanda ante Chile de una salida al Pacífico.