El abridor zurdo Madison Bumgarner lanzó seis entradas sin permitir anotación y se apoyó en el bateo oportuno de los Gigantes que ganaron por blanqueada de 2-0 a los Tigres de Detroit en el segundo partido de la Serie Mundial.

La victoria permitió a los Gigantes ponerse con la ventaja de 2-0 en la serie del "Clásico de Otoño" que disputan al mejor de siete.

Bumgarner tuvo el apoyo del campocorto Brandon Crawford que forzó una doble matanza para que el jardinero Hunter Pence anotase en la parte baja de la séptima entrada el 1-0.

El propio Pence pegó un elevado de sacrificio contra el relevista dominicano Octavio Dotel, en el octavo episodio y fue el jardinero central puertorriqueño Ángel Pagán, el que anotó la segunda y definitiva carrera de los Gigantes ante el delirio de los 42.982 fanáticos que llenaron las gradas del AT&T Park, de San Francisco.

Bumgarner (1-0), que había perdido las dos salidas que tuvo durante las series de división y de campeonato de la Liga Nacional, esta vez se reencontró con su mejor control en los lanzamientos y cedió sólo dos imparables, abanicó a ocho bateadores rivales, además de dar dos bases por bolas.

El relevista dominicano Santiago Casilla se encargó de estar perfecto en el octavo episodio al realizar 10 lanzamientos y ocho fueron "strikes".

Mientras que el cerrador de origen mexicano Sergio Romo también estuvo perfecto en el noveno al sacar los tres "outs" con un ponche y logró el rescate.

La derrota fue para el californiano Fister (0-1) que aunque hizo una gran labor en el montículo, esta vez no fue profeta en su tierra, y cedió cuatro imparables con una carrera limpia en los seis episodios que trabajó.

Fister, al que le faltó el apoyo de la ofensiva de su equipo, también dio una base por bolas y recetó tres ponches después de realizar 114 lanzamientos y 76 los colocó en la zona buena del "strike".

Los Gigantes, que disputan su decimonovena Serie Mundial y buscan en el segundo título en las tres últimas tres temporadas tienen a su favor las estadísticas para los equipos que se colocan con la ventaja de 2-0.

De los 52 que se pusieron 2-0 arriba en el "Clásico de Otoño", 41 consiguieron el título, y uno de ellos fueron los propios Gigantes en el 2010 cuando ganaron 2-0 a los Vigilantes de Texas y luego se quedaron con la Serie Mundial, la primera desde 1954 y en su sede de San Francisco.

El tercer partido se disputará el sábado en el Comerica Park de Detroit con el abridor venezolano Aníbal Sánchez como hombre "clave" en el futuro de los Tigres, que necesitan la victoria, y Ryan Vogelson por los Gigantes.

La gran ventaja para los Tigres es que el medio ambiente será de temperaturas ya cercanas a los cero grados centígrados y eso les puede ayudar al estar más acostumbrados que los de los Gigantes.