Al menos 56 personas murieron y casi 2.000 casas fueron destruidas en el brote más reciente de violencia étnica en el poniente de Mianmar, dijo un funcionario gubernamental el jueves.

El vocero del gobierno local Win Miaing precisó que 25 hombres y 31 mujeres perecieron en cuatro poblados del estado de Rajine, por los hechos de violencia entre la etnia budista rajine y la musulmana rojinguia, que volvieron a estallar el domingo. Miaing añadió que unas 1.900 viviendas fueron incendiadas durante los nuevos choques.

En junio, la violencia étnica en el estado dejó al menos 90 muertos y 3.000 casas destruidas. Decenas de miles de personas permanecen en campamentos de refugiados.

Las Naciones Unidas instaron a la calma el jueves, en respuesta a los nuevos hechos violentos.

"La ONU está sumamente preocupada por los reportes de un resurgimiento de los conflictos intercomunitarios en varias zonas del estado de Rajine, que han derivado en muertes y han obligado a que miles de personas, incluidas mujeres y niños, huyan de sus hogares", dijo el representante residente y coordinador de actividades humanitarias del organismo mundial Ashok Nigam, en un comunicado.

Nigam añadió que la ONU exigía "acceso inmediato e incondicional a todas las comunidades, de conformidad con los principios humanitarios".

El comunicado añade que numerosas personas que huyeron de los nuevos enfrentamientos se dirigían a campamentos ya repletos de refugiados, que albergan a unas 75.000 personas sin techo.

"Se requiere del apoyo humanitario de corto plazo y de pasos hacia soluciones de largo plazo para atender las causas que constituyen la raíz del conflicto", señala la declaración.

Los choques son los peores reportados en la región desde junio, cuando estalló la violencia por la presunta violación y asesinato de una mujer budista a manos de tres hombres musulmanes, el mes anterior

Las tensiones se siguen acumulando, en parte porque el gobierno no ha podido encontrar una solución de largo plazo a la crisis, salvo la segregación de las dos comunidades en algunas zonas.