Europa podría movilizarse "muy rápidamente" para ayudar al gobierno de Malí y sus aliados de África occidental a recuperar el norte del país ocupado por rebeldes vinculados con al-Qaida, dijo el jueves un alto jefe militar de la Unión Europea.

La posible agenda, composición y misión de cualquier apoyo de la UE a Mali será debatida el 19 de noviembre por los cancilleres del bloque europeo.

Muchas potencias occidentales temen que la nación desértica del Sahara pueda convertirse en una base de combatientes islámicos para entrenarse, imponer la rígida ley islámica y planear ataques terroristas en la región o incluso en Europa. Esas potencias han prometido apoyo logístico para Malí y sus vecinos, pero afirman que toda invasión debe ser encabezada por soldados africanos.

El general francés Patrick de Rousiers dijo que si existe la voluntad política, la UE podría concretar su apoyo muy rápidamente, posiblemente en el término de días.

"Esto podría concretarse muy rápidamente, en dos días, tres días, como también seis meses", dijo a la prensa en el ministerio de defensa francés, citando precedentes de misiones militares previas de la UE en Georgia y las costas de Somalia.

Stephen O'Brien, representante especial de Gran Bretaña a la región africana del Sahel — que incluye Malí_, dijo que las naciones se tomarán hasta diciembre para determinar qué ayuda habrán de suministrar. Una ofensiva militar africana para recuperar el norte de Malí probablemente no empiece hasta el año próximo, afirmó el martes.

Funcionarios alemanes, entre ellos la canciller federal Angela Merkel y el ministro de relaciones exteriores Guido Westerwelle, han manifestado preocupación de que el norte de Malí se convierta en un refugio para los terroristas. El presidente francés François Hollande ha sido uno de los que ha instado a una acción rápida encabezada por africanos, pero con apoyo logístico y de entrenamiento por parte de Francia.