La tensión en Gaza y sus alrededores se rebajó hoy tras el acuerdo de tregua entre Israel y el movimiento islamista Hamás alcanzado con la mediación de Egipto, informaron medios locales.

El pacto ha puesto fin a tres días de violencia con ocho muertos, entre ellos cinco milicianos, y una decena de heridos en la franja por ataques de Israel, en tanto que las milicias palestinas lanzaron unos 80 cohetes que causaron cinco heridos en Israel.

Una portavoz militar confirmó a Efe que desde la pasada medianoche, cuando entró en vigor el acuerdo, el Ejército israelí no ha llevado a cabo ninguna operación en Gaza.

Sin embargo, señaló, "un cohete (procedente de la franja) cayó hace unos momentos en la zona del Consejo Regional de Eshkol", sin que se haya informado de daños.

Ayer, cuatro milicianos palestinos murieron por fuego israelí y dos trabajadores extranjeros fueron heridos de gravedad en Israel por el impacto de cohetes palestinos.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el titular de Defensa, Ehud Barak, visitaron ayer localidades cercanas a la franja de Gaza, y prometieron ampliar de 4,5 a 7,5 kilómetros de radio el perímetro de seguridad reforzada alrededor de la franja.

El regreso a la calma ha permitido la vuelta al normal funcionamiento del paso fronterizo de Erez, en el norte de Gaza, en el que el movimiento islamista Hamás impidió ayer la salida de trabajadores humanitarios y periodistas internacionales, que pudieron cruzar el paso esta mañana.

La tregua coincide con el inicio, esta noche, de las celebraciones de la festividad musulmana Eid Al Adha.