El tercera base venezolano Pablo Sandoval personificó la calidad de los bates latinoamericanos que participan en el Clásico de Otoño al conectar tres jonrones que fueron decisivos en la apertura de la edición número 108 del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

Sandoval, el "Kung-Fu Panda" de las Grandes Ligas, jugó con un bate explosivo para dirigir el ataque de los Gigantes de San Francisco, que vencieron 8-3 a los Tigres de Detroit en el primer juego de la Serie Mundial, que disputan al mejor de siete.

El venezolano de 26 años, que poco a poco a alcanzado el nivel de jugador clave en la equipo de la Bahía de San Francisco, se afianzó como uno de los bates más peligros y productivos con los que cuentan los Gigantes.

La fuerza ofensiva del antesalista le permite colocarse al lado de los legendarios Reggie Jackson, Babe Ruth y el dominicano Albert Pujols como los únicos cuatro peloteros en conectar tres vuelacercas en un juego de Serie Mundial.

Pujols consiguió los tres jonrones el año pasado, Jackson lo hizo en 1977, y Ruth lo logró dos veces en 1926 y en 1928.

Sandoval, que logró lo que no alcanzó ni siquiera el rey del jonrón Barry Bonds, tuvo que enfrentarse dos veces al actual poseedor del premio Cy Young, Justin Verlander, y en ambas ocasiones le rompió el equilibrio en sus lanzamientos, con sendos jonrones, y agregó uno más contra la serpentina del relevo dominicano Al Alburquerque.

El venezolano confirmó que tiene completamente dominado a Verlander, luego de que en el Juego de las Estrellas le pegó un triple con las bases llenas para coronar racimo de cinco anotaciones contra el Cy Young, que sirvió al triunfo del "Viejo Circuito" y que los Gigantes tengan ahora la ventaja de campo.

Sandoval inició su castigo dándole movilidad a la pizarra en la primera entrada contra Verlander para botarle la pelota cuando había dos "outs" en el episodio por el jardín central sin corredores en circulación.

En el tercer episodio nuevamente enfrentó a Verlander sólo para volver a botarle la pelota, esta vez por el jardín central para poner la pizarra 4-0, al sacar la pelota llevando a un corredor por delante.

En la quinta entrada enfrentó a Alburquerque, y le mandó la pelota a la calle por el jardín izquierdo.

Si Sandoval brilló con luz propia, su compatriota, el segunda base Marco Scutaro hizo valer su título de Jugador Más Valioso (MVP) en la serie por el título de la Liga Nacional, al pegar dos sencillos remolcadores de una carrera cada uno.

Scutaro pegó de 4-2 con dos remolcadas y dos anotadas, al conectar sencillo por el jardín central en la tercera entrada para remolcar una, y con otro hits de una almohadilla en la séptima remolcó la segunda.

El intermedista venezolano extendió su racha de partidos en postemporada con al menos un imparable a 11, lo que establece una nueva marca para el equipo en unos playoffs, y supera la anterior de 10, establecida por Cody Ross en el 2011.

Scutaro ahora se encuentra empatado con la racha más extensa en la historia de la fase final de los Gigantes, uniéndose a Irish Meusel, quien lograra 11 partidos al hilo entre 1921-1922.

El último bateador en lograr un hit en al menos 11 juegos consecutivos en la fase final fue David Freese de los Cardenales de San Luis, quien en el 2011, lograra 13 juegos seguidos con al menos un imparable.

El guardabosques puertorriqueño Ángel Pagán tuvo cuatro viajes a la caja de bateo y pegó dos dobles y anotó dos carreras.

Por los Tigres la batería latinoamericana también fue clave en la producción de la ofensiva de la novena de Detroit, que su problema fue que llegó demasiado tarde.

El antesalista venezolano Miguel Cabrera se encargó de romper el equilibrio del abridor Barry Zito, quien estaba blanqueando a los Tigres, hasta que el Rey de la Triple Corona, le pegó sencillo en la sexta para producir la primera anotación de Detroit.

Cabrera cazó la serpentina de Zito y le conectó imparable a lo profundo del jardín central para llevar a la registradora al guardabosques Austin Jackson. El venezolano se fue de 3-1 con remolcada.

En un último intento por acercarse en la pizarra, el parador en corto dominicano Jhonny Peralta (1) pegó batazo de cuatro esquinas en el noveno episodio con un corredor en el camino.

Peralta castigó al relevo George Kontos al conectarle por el jardín central y llevarse por delante al guardabosques Delmond Young, mientras que el segunda base venezolano Omar Infante se fue de 2-1 para los Tigres.