El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato declarará como imputado por su etapa como presidente de Bankia el próximo 20 de diciembre, informaron hoy fuentes jurídicas españolas.

El juez de la Audiencia Nacional española Fernando Andreu le ha citado a declarar como imputado.

Rato, que dimitió al frente de Bankia el pasado 7 de mayo, será el último de los 33 querellados en responder por presuntos delitos de estafa, administración desleal y falsificación de cuentas, entre otros.

El ex presidente de la cuarta entidad financiera española fue imputado el pasado 4 de julio.

El juez citó a los consejeros de Bankia y su matriz, BFA, entre el 5 de noviembre y el 20 de diciembre.

Todos ellos se enfrentan a presuntos delitos de estafa, administración desleal, apropiación indebida, falsificación de cuentas y maquinación para alterar el precio de las cosas, de los que fueron acusados por el partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD).

La querella presentada por ese partido fue la primera por el caso Bankia que fue admitida a trámite en la Audiencia Nacional, el tribunal español que juzga los casos de especial relevancia.

BFA-Bankia, es el cuarto grupo bancario de España, surgido de la fusión de varias cajas de ahorros, y uno de los más expuestos al problemático sector inmobiliario español que se desplomó con el pinchazo de la "burbuja" en 2007.

Entre la treintena de antiguos consejeros de Bankia y su matriz BFA, están imputados José Luis Olivas, expresidente de Bancaja, y Ángel Acebes, exministro de Justicia e Interior en los gobiernos de José María Aznar (1996-2004).

El partido UPyD, que lidera la exdiputada socialista Rosa Díez, presentó la querella por estafa y otros delitos contra todos los miembros del consejo de administración de Bankia y BFA, cuando la primera entidad salió a bolsa.

Rodrigo Rato dimitió el pasado 7 de mayo, y fue sustituido por José Ignacio Goirigolzarri, ex consejero delegado del BBVA.

La matriz de Bankia, BFA, fue nacionalizada tras la salida de Rato, quien llegó a la presidencia de Caja Madrid en enero de 2010 y pocos meses después anunció la fusión de la entidad con otras cajas de ahorros para crear el primer grupo por volumen de negocio en España.

Nacía entonces el Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y su filial Bankia, creada con el fin de colocar en bolsa los activos más atractivos del grupo.

Según el informe elaborado por la consultora estadounidense Oliver Wyman sobre la solvencia de los bancos españoles, Bankia encabeza la lista de las que necesitan ayuda de urgencia.

La consultora cifró en 25.000 millones la necesidad de recapitalización de esta entidad, casi la mitad de los 54.000 millones calculados para el conjunto.

El Gobierno español calcula en 40.000 millones la cantidad que necesita de los socios del euro para recapitalizar las entidades españolas con problemas.

Antes de presidir Bankia, Rodrigo Rato fue vicepresidente del Gobierno español con José María Aznar y exministro de Economía en una época de bonanza de la economía española (finales de la década de los 90 del siglo XX y comienzo del XXI).

Entre 2004 y 2007 fue director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).