El procurador de Texas manifestó animosidad contra los observadores de las elecciones de Naciones Unidas al enviarles el jueves un mensaje en que les amenazaba de imponerles demandas judiciales a quiénes pretendan supervisar los comicios del 6 de noviembre en el estado.

"Atrévanse", escribió el jueves el funcionario en su cuenta de Twitter después de que el grupo se dijera ofendido ante la amenaza del máximo fiscal del estado de fincarles cargos penales si se acercan a los centros de votación.

Abbott, republicano con inclinación hacia el grupo conservador Tea Party y cuya página en Twitter tiene un logotipo con el lema "No me provoques", demarcó los límites esta semana en una carta que envió a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la cual suscitó interés mediático.

Los observadores de la OSCE por lo general son parlamentarios de los países miembros, entre los que figuran Estados Unidos y 55 países de Europa y el centro de Asia. Desde 2002, el grupo ha enviado observadores para que supervisen las urnas en Estados Unidos.

Abbott, que citó despachos sobre reuniones de la OSCE con grupos opuestos a las leyes que exigen identificación a los electores como las que Texas ha intentado aplicar infructuosamente, manifestó sus dudas en cuanto a las intenciones de la OSCE.

El fiscal les recordó a los observadores que deben obedecer las leyes estatales que prohíben a los colaboradores de campaña política así como a gandules acercarse a menos de 30 metros (100 pies) de la entrada de un centro de votación o podrían afrontar cargos.

El embajador de la OSCE, Janes Lenarcic, dijo que son infundados los temores de que los observadores electorales pretenden influir o entrometerse en el proceso electoral. Lenarcic consideró "inaceptable" la amenaza de que los observadores podrían afrontar cargos penales.

El Departamento de Estado norteamericano se implicó el jueves en la disputa cuando afirmó a la prensa en Washington que las autoridades de Texas han recibido garantías de que la OSCE respetará las leyes estatales. El departamento señaló que se ha concedido inmunidad diplomática a los observadores electorales.

"En general les concedemos categoría bajo protección, que es lo que esperamos para nuestra gente cuando participamos en delegaciones de la OSCE", dijo la portavoz del departamento, Victria Nuland.

Sin embargo, horas después de esa conferencia, Abbott difundió una carta enviada al departamento en la que afirma que su despacho todavía no quedaba suficientemente convencido.

"Si estas personas rehúsan acatar la ley, los representantes de la OSCE podrían afrontar consecuencias legales relacionadas con cualquier infracción a la ley estatal", señaló Abbot.

___

El periodista de The Associated Press, Matthew Lee, en Washington, contribuyó a este despacho.

___

Paul J. Weber está en Twitter como www.twitter.com/pauljweber