El portero de Universidad de Chile, Johnny Herrera, quedó sujeto a un control policial cada 15 días luego de ser acusado de conducir en estado de ebriedad y de portar una licencia fraudulenta tras comparecer.

Herrera, quien además enfrenta otra causa por haber atropellado y dado muerte a una joven hace tres años, compareció ante un tribunal de la ciudad de Quintero, a unos 120 kilómetros al norte de esta capital, luego que el 17 de septiembre fuera detenido por la policía conduciendo en estado de ebriedad y con una licencia de conducir falsa.

El tribunal dispuso que a la espera del juicio que se realizará dentro de 60 días el jugador tendrá que registrarse cada 15 días en un cuartel policial de Santiago.

Debido a su comparencia ante la justicia, Herrera no pudo viajar a Ecuador donde Universidad de Chile enfrenta el jueves a Emelec por la Copa Sudamericana.

Por el porte fraudulento de la licencia de conducir, el jugador podría ser condenado a una pena de hasta tres años de prisión, mientras que por manejo en estado de ebriedad a una condena de hasta 541 días.

Además, el fiscal Francisco Lana informó que solicitará la reapertura de la causa por el atropellamiento y muerte de una muchacha de 22 años en diciembre de 2009, cuando también conducía bajo la influencia del alcohol en un barrio de esta capital.

En esa causa se suspendió el juicio luego que se condenara a Herrera a pagar a la familia de la víctima una compensación equivalente a unos 50.000 dólares.