El Tribunal Supremo de Brasil dictó hoy una pena parcial de 14 años y tres meses de prisión para el empresario Ramón Hollerbach, implicado en las corruptelas ocurridas durante el primer mandato presidencial de Luiz Inácio Lula da Silva.

Se trata del segundo sentenciado, aunque parcialmente, en el llamado juicio del siglo, en el que se han sentado en el banquillo de los acusados 37 personas, de las 25 cuales han sido declaradas culpables, pero no han recibido aun sentencia.

Hollerbach, condenado por asociación ilícita, corrupción activa, malversación, lavado de dinero y evasión de divisas, solo fue sentenciado por tres de los cinco delitos de los que se le acusa, y la sentencia por los dos restantes quedó pendiente para la próxima sesión, que se celebrará el día 7 de noviembre.

No obstante, quedó sobre la mesa una propuesta de otros cinco años de cárcel por el cargo de lavado de dinero, que aún deberá ser analizada.

Hollerbach era socio del publicista Marcos Valerio Fernandes, que fue condenado este miércoles a 40 años, 1 mes y 6 días de prisión. En ninguno de ambos casos, la sentencia ha sido proclamada y aún puede cambiar.

Si bien los cargos eran los mismos, la corte consideró que las responsabilidades de Fernandes en el caso fueron mayores, ya que fue él quien personalmente negoció con el Partido de los Trabajadores (PT) la participación de sus empresas en las corruptelas.

Según la acusación, después de que Lula ganó sus primeras elecciones en 2002, el PT tejió una red que se valió de recursos públicos obtenidos mediante contratos amañados en favor de las empresas de Fernandes y sirvió para financiar campañas y sobornar a dirigentes y diputados de cuatro partidos políticos.

Mediante los sobornos, según consideró probado el tribunal, el PT construyó la mayoría parlamentaria que Lula no había obtenido en las urnas y logró la aprobación de polémicas reformas legislativas, como una que alteró el régimen de jubilaciones y pensiones.

La corte también decidió hoy que el proceso será suspendido hasta el próximo 7 de noviembre, debido a que el juez instructor, Joaquim Barbosa, debe viajar este fin de semana a Alemania para someterse a un tratamiento en la columna cervical que demandará al menos siete días.

Treinta y siete personas estaban acusadas en este proceso y de ellas 25 ya fueron declaradas culpables, entre ellas el exministro de la Presidencia José Dirceu, el expresidente del PT José Genoino y el antiguo tesorero de esa formación Delubio Soares.