La ministra del Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, dijo hoy que en el transcurso de un año impondrá la autoridad estatal en las cárceles del país, controladas en buena parte por quienes llama "líderes negativos de mafias".

"En un año, todos los penales del país deben recuperar el régimen penitenciario, es decir, la plena autoridad y orden del Estado (...) estoy segura de que no pasará un año sin que tengamos a todos los penales en un régimen de estudio, de trabajo y en paz", dijo en su programa radial "No te prives" en la emisora estatal Alba Ciudad.

En las cárceles donde "las internas y los internos dejen que se recupere el régimen penitenciario se instalarán mesas técnicas durante una semana para el combate del retardo procesal", añadió en alusión a la falta de sentencia en firme que afecta a la mayoría de los aproximadamente 47.000 reclusos que existen en el país.

El anuncio de Varela se produce una semana después de que la ministra del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión del Gobierno, la almirante Carmen Meléndez, anunciara que el presidente Hugo Chávez decretó "la emergencia en materia de infraestructura carcelaria" para la recuperación o construcción de nuevas prisiones.

El decreto ordena que se construya una cárcel nueva en cada uno de los 25 estados del país y se remodelen los 35 penales existentes, precisó luego la ministra del Servicio Penitenciario.

La crisis que afecta al sistema penitenciario nacional, con frecuentes enfrentamientos entre reclusos y también entre estos y las autoridades, dejó en el primer semestre de este año un saldo de 304 presos muertos y 527 heridos, un 15 % más que el mismo período de 2011, según la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

El hecho más reciente se registró en la principal cárcel de la ciudad de Coro (noroeste), donde el proceso de traslado del millar de presos para reconstruir la prisión dejó el fin de semana dos reclusos asesinados.

Tras la salida de los presos se encontró en un túnel de la cárcel de Coro medio centenar de armas, entre estas, ametralladoras, fusiles, pistolas, granadas, un kilo del explosivo C4, detonadores eléctricos y una docena de granadas que Varela exhibió el lunes junto a 11.446 municiones "de todos los calibres".

Las mafias de reclusos cuentan con la ayuda de "funcionarios corruptos", quienes son los que "permiten el ingreso de armas y municiones" en los penales, añadió hoy la ministra en su programa radial, repitiendo así una denuncia que mantiene desde que asumió el cargo creado hace un año por Chávez.

El propio Chávez ha reconocido la importancia del problema carcelaria en el país, al que ha tildado de "cáncer".

Según el director del OVP, Humberto Prado, 567 personas han muerto en las cárceles del país desde la creación del Ministerio del Servicio Penitenciario, en julio de 2011, y el mismo mes de este año.

Según esa organización las causas de la crisis carcelaria hay que buscarlas en la violencia, el hacinamiento, el retraso procesal, el ocio y la mala atención de salud, a lo que se suma la corrupción y el descontrol de las penitenciarías donde determinados líderes, denominados "pranes", mantienen el control.