El líder del mundial de Moto2, el español Marc Márquez (Suter) reconoció hoy en el circuito de Phillip Island que "el objetivo es hacer una carrera de campeonato", en clara referencia a su intención de proclamarse campeón del mundo de la categoría cuanto antes.

"El objetivo es hacer una carrera pensando en el título mundial, depende de como se dé el domingo se puede plantear de una manera o de otra, pero tampoco es vital ganar, ahora que hemos llegado a un punto en el que la prioridad es ciento por ciento lograr el campeonato del mundo"", recalcó Márquez.

"Si veo la posibilidad pues iré a ganar, pero repito que lo importante es conseguir el título mundial, aunque a veces es cierto que si no llevas tu ritmo acabas cometiendo errores y te puedes hasta caer, pero la carrera será siempre pensando en ser campeón", agregó el líder del mundial.

"Cuando al principio de la temporada Emilio y yo hablamos del campeonato, él me dijo que a lo largo del año tenía, como mucho, dos comodines -en alusión a los fallos que podía cometer- y ya los he gastado, los dos en agua -Francia y Malasia-, por lo que ya no se pueden cometer errores y cuando corremos en lluvia la verdad es que hay que tener muy claro en donde se puede apretar y cual es el momento de aflojar", explicó.

"Para rodar bien en agua hay que tener desde el principio muy buenas sensaciones, en mi caso en Malasia, el primer día, me sentía muy cómodo y rodé bien, pero luego el domingo en ningún momento iba igual y acabé cometiendo un error, pero nosotros haremos el planteamiento del fin de semana exactamente igual que en el resto de grandes premios y el domingo ya veremos, aunque parece que el día de la carrera no lloverá y, si llueve, pues será igual para todos", aseguró Marc Márquez.

Márquez echó la vista atrás para recordar los acontecimientos del pasado año, cuando una penalización de veinte segundos durante los entrenamientos le mandó hasta la última fila de la formación de salida, trigésimo octavo y, desde ahí logró remontar hasta la tercera posición final.

"Desde luego aquella experiencia me sirvió de mucho ya que era la primera carrera en la que salía tan atrás en Moto2 y el resultado fue toda una recompensa, aunque en esta ocasión es distinto, me juego el título mundial y si bien es verdad que estoy nervioso es sólo por ese hecho, tengo todavía una ventaja de 48 puntos y si es verdad que se han visto cosas de todos los colores tengo claro que lo que me juego es un campeonato y no voy a cometer errores", afirmó Marc Márquez.