El consejo de ministros de Interior de la Unión Europea (UE) aprobó hoy una directiva que da más coherencia a la política europea de asilo en lo referente a las condiciones de acogida de las personas que buscan protección internacional y que impondrá normas más eficaces para evitar abusos.

Los ministros dieron su visto bueno a un acuerdo político pactado con el Parlamento Europeo sobre la directiva, de manera que, una vez que la normativa sea publicada en el Diario Oficial de la UE, los Estados miembros tendrán dos años para adaptar su legislación nacional a las nuevas disposiciones.

Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido son los Estados miembros para los que esta directiva no será vinculante, señaló el Consejo de la UE en un comunicado.

La nueva ley garantizará unos estándares mínimos "mejores y más armonizados" para la acogida de personas que pidan asilo político, independientemente de el país en que hayan hecho la solicitud.

Presta especial atención a la situación de personas en una situación más vulnerable, como pueden ser los menores no acompañados, y también tiene más en cuenta las diferencias entre los distintos sistemas legales de forma que se eviten tanto la carga administrativa innecesaria como el abuso de sus sistemas de asilo.

Según las nuevas reglas, la detención de estas personas sólo será posible sobre la base de una evaluación individual que muestre que no se pueden aplicar de forma eficaz otras medidas alternativas "menos coercitivas".

Además, se darán más garantías a los solicitantes de asilo detenidos en relación con la revisión de su orden de detención y el acceso a asistencia y representación legal gratuita.

Como norma, los solicitantes deberán ser retenidos en instalaciones especiales de acogida y, si esto no es posible, se permitirá alojarlos en prisiones pero sólo con la condición de que estén separados de los delincuentes.

El tiempo para que se permita a estas personas buscar trabajo se acortará de doce a nueve meses desde que hicieran la solicitud, dado que el objetivo es que puedan integrarse completamente en el estado de acogida y ser autosuficientes lo antes posible.

En los casos de personas que hayan sufrido violaciones o torturas, los países deberán garantizar que reciban el tratamiento médico o psicológico necesario.

Por último, se establece un régimen que otorgue salvaguardas adicionales sobre la detención de personas vulnerables con necesidades especiales.

Para los menores no acompañados, la nueva ley especifica que sólo podrán ser detenidos "en circunstancias excepcionales, y nunca en una prisión".

Tanto los menores como los adultos dependientes tendrán más garantías para que puedan ser acogidos por familiares.

Los Estados miembros se han propuesto establecer para finales de este año un sistema de asilo europeo común, basado en la armonización de numerosos aspectos de las legislaciones nacionales para garantizar niveles mayores de protección a los solicitantes.

Además de la normativa aprobada hoy, el Consejo de la UE y el Parlamento Europeo ya han alcanzado un acuerdo sobre la directiva de cualificación de los solicitantes de asilo, que entró en vigor en enero pasado.