Investigadores de crímenes de guerra de la ONU solicitaron un encuentro urgente con el presidente sirio Bashar Assad para que les permita el acceso a Siria sin condiciones y así poder echar un vistazo de primera mano al país asolado por la guerra, informaron el jueves funcionarios del organismo internacional.

Desde el año pasado, una comisión independiente nombrada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha pedido infructuosamente acceso irrestricto a Siria.

Sergio Pinheiro, el profesor y diplomático brasileño que encabeza el panel de cuatro personas, sólo ha podido ingresar en Damasco un fin de semana a mediados de año para reunirse con representantes del gobierno y algunos familiares afectados por la violencia.

El panel ha reunido casi toda la evidencia de presuntos crímenes de guerra y otros abusos de más de 1.100 entrevistas con víctimas y otros que han huido de Siria.

Los activistas dicen que más de 35.000 personas han muerto desde que comenzó la sublevación contra Assad en marzo de 2011.

"Nuevamente buscaremos acceso a Siria y decidimos enviar una carta a Assad solicitando un encuentro", informó Pinheiro a reporteros en la sede de la ONU en Ginebra, después de una primera reunión del recién reconstituido panel que ahora incluye a Carla del Ponte, ex fiscal de la Corte Penal Internacional de la ONU. "Esperamos ser recibidos en Damasco", indicó.

Del Ponte, que también fue procuradora general de Suiza, pasó seis años en el tribunal para la ex Yugoslavia en el proceso contra Slobodan Milosevic, fallecido en 2006, por la muerte de separatistas albaneses en Kosovo.

Cuando le preguntaron si veía similitudes con Siria, Del Ponte respondió que sí.

"La similitud de ambos es que estamos lidiando con los mismos crímenes: contra la humanidad y crímenes de guerra, eso es seguro", indicó.

El consejo, que es el máximo órgano de derechos humanos de la ONU, nombró al panel para seguir investigando al menos hasta su siguiente reunión en marzo.