El investigador especial de las Naciones Unidas en los territorios palestinos propuso el jueves un boicot contra todas las compañías que tengan tratos con los asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén oriental hasta que adhieran a las normas y prácticas internacionales sobre derechos humanos. Algunas de esas compañías se asientan en México, Estados Unidos y Europa.

En un informe presentado el jueves a la Asamblea General, Richard Falk sostuvo que varias corporaciones de propiedad israelí y multinacionales parecen estar violando las leyes internacionales sobres derechos humanos y humanitarias, al explotar recursos palestinos y ayudando a Israel a construir y suministrar seguridad a asentamientos ilegales.

Agregó que se seguirá investigando para determinar si las denuncias están bien fundamentadas.

Falk instó a Israel a empezar a desmantelar los asentamientos e informar a las empresas que tengan conexión con los asentamientos sobre las repercusiones legales de sus operaciones.