Más de 4.000 artefactos arqueológicos que fueron saqueados de México y confiscados en Estados Unidos fueron devueltos a las autoridades mexicanas el jueves.

La mayoría de los artefactos datan de la época precolombina e incluyen objetos de cazadores recolectores del norte de México, como piedras para moler maíz, estatuas, figurillas y hachas de cobre, dijo Pedro Sánchez presidente del Consejo Nacional de Arqueología, del Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) mexicano.

Las piezas fueron confiscadas en El Paso, Phoenix, Chicago, Denver, San Diego y San Antonio por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, aunque la mayoría fueron decomisadas en la ciudad de Fort Stockton a unos 370 kilómetros (230 millas) al sureste de El Paso, incluyendo objetos que fueron robados de un museo en México en 2008.

Más de 20 piezas de cerámica fueron confiscadas en Kalispell, Montana, donde agentes de seguridad nacional descubrieron que un consignatario había pagado a indígenas mexicanos para que robaran los objetos de una tumba en las Barrancas del Cobre en Chihuahua, México, dijeron las autoridades.

Aunque la mayoría de los objetos entregados eran puntas de lanza, otros tienen un "incalculable valor arqueológico", dijo Sánchez a The Associated Press.

Las autoridades mostraron las piezas en el consulado mexicano en El Paso antes de entregarlas durante una ceremonia el jueves. Sánchez dijo que era la mayor restitución arqueológica, en cuanto a cantidad, que Estados Unidos ha hecho a México.

La mayoría de los objetos fueron recuperados tras una serie de confiscaciones en el oeste de Texas en 2009, gracias a una pista sobre su tráfico ilegal a Estados Unidos en un cruce fronterizo en la ciudad de Presidio.

El agente especial de Seguridad Nacional Dennis Ulrich dijo que las autoridades hallaron la mayor parte el botín en Fort Stockton gracias a una orden de cateo. Las investigaciones posteriores revelaron que los dos hombres que organizaron el contrabando de las piezas también estaban involucrados en tráfico de drogas de México a Estados Unidos, agregó.

Sanchez dijo que algunas de las reliquias decomisadas en Fort Stockton habían sido robadas de una colección privada en el museo de Cuatro Ciénagas en el estado mexicano de Coahuila.

Los objetos también incluyen flechas, arcos e incluso piezas textiles excepcionalmente bien conservadas como sandalias y fragmentos de canastas.

Las piezas serán trasladadas al INAH para su estudio y catalogación, después serán distribuidas en museos de Mexico para su exhibición.

___

En internet

INAH http://www.inah.gob.mx/