El Parlamento Europeo (PE) ha respaldado hoy una propuesta legislativa que exige a los servicios diplomáticos y consulares de los Estados miembros que garanticen a los ciudadanos de otros países de la UE la misma protección que a sus nacionales.

La Eurocámara ha aprobado por amplia mayoría (596 votos a favor, 66 en contra, y 12 abstenciones) un informe sobre esta propuesta durante su sesión plenaria celebrada en Estrasburgo (noreste de Francia).

La normativa está destinada a reforzar la protección consular para los europeos que durante su estancia en otros países sean víctima de delitos, enfermedades, accidentes o crisis como las que tuvieron lugar en Libia, Egipto o Baréin tras las revueltas de la primavera de 2011 o en Japón después del terremoto de marzo de 2011, según ha señalado el PE en un comunicado.

En particular, establece que cualquier ciudadano comunitario que se vea afectado por este tipo de dificultades "debe recibir asistencia en la embajada o consulado de otro Estado miembro de la UE", de acuerdo con la nota del PE.

No obstante, el documento aprobado precisa que la propuesta legislativa "no debe forzar a los Estados miembros a proporcionar a los ciudadanos de otros países europeos un tipo de asistencia que estos no garantizan a sus propios nacionales".

En caso de que su Estado de origen carezca de representación diplomática en el país en cuestión, los ciudadanos comunitarios podrán recurrir a las delegaciones de la UE.

En este sentido, el Parlamento Europeo ha hecho un llamamiento a las delegaciones de la UE en el extranjero (dirigidas por el Servicio Europeo de Acción Exterior) para que se responsabilicen de la cooperación y la coordinación entre los Estados de la Unión.

Los eurodiputados también proponen que las delegaciones de la UE puedan firmar pactos con representaciones de países miembros sobre la distribución de tareas y el intercambio de información.

La propuesta significará "más protección para los ciudadanos que no están representados en países terceros y que se encuentran en situaciones de urgencia", declaró la ponente del texto, la eurodiputada popular eslovaca Edit Bauer.