El líder de los talibanes afganos, el mulá Omar, llamó hoy a sus milicianos a "incrementar" las infiltraciones en las fuerzas afganas para cometer ataques contra las tropas extranjeras desplegadas en Afganistán.

"Aumentad vuestro esfuerzo para expandir las infiltraciones en el enemigo. Esta táctica traerá resultados fructíferos", aseguró el líder de los insurgentes en el comunicado que emite cada año con motivo de la festividad islámica del sacrificio.

"Las actividades yihadistas en el círculo de las fuerzas gubernamentales son la estratagema más eficaz. Su dimensión verá una expansión y un aumento de la organización y eficacia", añadió.

Este año, una cincuentena de militares de la misión de la OTAN en Afganistán han perdido la vida en ataques cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad y defensa afganas, en ocasiones a manos de talibanes que logran infiltrarse dentro de esos cuerpos armados.

El aumento de esos ataques obligó al jefe militar de la misión, John Allen, a anunciar en septiembre pasado medidas para "mitigar" sus efectos, como por ejemplo la suspensión del entrenamiento de un millar de reclutas de la policía local afgana.

"Pido a cada afgano valiente en las filas de las fuerzas extranjeras y afganas que usen todos los medios, oportunidades y tácticas posibles para golpearles. La 'yihad' es una obligación para todos", afirmó hoy en su nota el mulá Omar.

El líder talibán, en paradero desconocido, llama a los afganos a celebrar la fiesta del sacrificio con alegría, serenidad y "sentimiento de euforia", dada la "cercanía de los momentos de victoria" para el movimiento insurgente en su lucha contra las tropas extranjeras.

Los insurgentes luchan para derrocar al Gobierno afgano y lograr la salida inmediata de las tropas internacionales desplegadas en el país, con vistas a establecer un régimen fundamentalista talibán como el que pusieron en práctica entre los años 1996 y 2001.

Omar pidió hoy que los afganos puedan decidir su futuro sin "interferencias extranjeras", y defendió un régimen fundamentado en la "sharía" o ley islámica y con una autoridad central "libre de discriminación" y basada en el "mérito".

"Se implementará la 'sharía', garantizaremos los derechos de hombres y mujeres, levantaremos una estructura económica y fortaleceremos la sociedad y la educación para todo el pueblo", aseguró el líder talibán.

Omar reconoció que, en paralelo a sus acciones militares, sus fuerzas mantienen abierta la línea de la negociación política, tras la creación de una "oficina" que "interactúa con los extranjeros" en función de los intereses "nacionales y yihadistas".

La oficina fue abierta en Catar a principios de año, y aunque el diálogo se encuentra oficialmente suspendido el mulá Omar pidió hoy la retirada inmediata de las tropas extranjeras y la liberación de los presos en las cárceles de Guantánamo y Bagram.

"Hace once años dijimos al enemigo que sería fácil venir a Afganistán, pero que su presencia y salida estaría llena de complicaciones", aseguró el jefe de los talibanes.

"Tenemos la capacidad suficiente para una lucha prolongada contra el enemigo, confiamos en Alá, tenemos paciencia y efectivos suficientes", concluyó Omar.

Las tropas internacionales se hallan inmersas en pleno proceso de repliegue, cuya conclusión está prevista para el año 2014, cuando las fuerzas locales asuman la seguridad en todo Afganistán.