El grupo químico alemán BASF redujo en los tres primeros trimestres el beneficio neto hasta 3.899 millones de euros, un 22,9 % menos que en el mismo periodo de 2011, debido al pago de impuestos más elevados.

BASF informó hoy de que la ganancia operativa subió en el mismo periodo un 10,6 %, hasta 7.351 millones de euros.

La facturación creció entre enero y septiembre un 6,6 %, hasta 59.081 millones de euros, tras el aumento de las ventas de soluciones agrícolas y en el segmento de gas y petróleo.

Las ventas subieron en los nueve primeros meses del año en Europa un 11 %, hasta 34.038 millones de euros, de ellos 24.194 millones de euros en Alemania (13 % más).

Sin embargo, la facturación cayó en Norteamérica en el mismo periodo un 1 %, hasta 11.267 millones de euros.

Las ventas subieron en los tres primeros trimestres un 4 % en Asia y el Pacífico (10.461 millones de euros) y un 3 % en Suramérica, África y Oriente Medio (3.315 millones de euros).