Grupos civiles, el gremio de maestros y sindicatos anunciaron hoy que mañana intensificarán las medidas de presión para obligar al Gobierno de Panamá a derogar una ley que permite vender terrenos en la Zona Libre de Colón, la mayor del continente.

Por su parte, representantes del Gobierno del presidente Ricardo Martinelli advirtieron que la huelga que desde el lunes mantienen paralizada a Colón genera pérdidas económicas importantes a esa ciudad portuaria y puerta en el Atlántico del Canal de Panamá.

"A partir de mañana vamos intensificar nuestras acciones si no se deroga la ley" que permite la venta de terrenos en la Zona Libre de Colón, afirmó este jueves Felipe Cabezas, dirigente del Frente Amplio colonense, el convocante del paro junto a la Cámara de Comercio de la ciudad.

Cabezas resaltó que este jueves ha bajado la conflictividad en las calles de Colón, que en los últimos 10 días ha sido escenarios de protestas y desórdenes que han dejado tres personas muertas por disparos, entre ellas un menor de 10 años que será sepultado esta tarde.

Grupos civiles organizados volvieron a salir este jueves a las calles de esa ciudad portuaria, donde reinaba hasta el mediodía la calma y podía verse a sus habitantes haciendo compras de alimentos en mercados públicos y en algunos comercios que estaban abiertos.

El dirigente del Frente Amplio agregó que una vez anulada la Ley 72 se sentarán en la mesa de diálogo que promueve Gobierno y le plantearán, entre otras, que se aumenten los alquileres en la Zona Libre y esos recursos se queden en Colón, y que se reforme la ley orgánica que la rige.

Al menos nueve asociaciones de maestros convocaron para mañana una "huelga nacional de 24 horas en total respaldo al esfuerzo que esta haciendo el pueblo de Colón para mantener ese patrimonio tan importante como son las tierras de la Zona Libre", declaró el rueda de prensa el dirigente Luis López.

El llamado a paro del gremio de maestros se sumó a otro hecho por el poderoso sindicato de la construcción Suntracs, que mañana realizará a nivel nacional un paro, que será secundado por la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente, según anunció este jueves su dirigente, Gabriel Castillo.

Esta mañana grupos estudiantiles volvieron a manifestar en la capital panameña y en otras ciudades del país en rechazo a la llamada Ley 72, sin registro de incidentes graves.

Entre tanto, una comisión ministerial regresó este jueves a Colón en un nuevo intento de entablar un diálogo en esa ciudad, ubicada a unos 80 kilómetros de la capital panameña.

El ministro de Turismo, Salomón Shamah, alertó en declaraciones a los periodistas sobre las pérdidas económicas que genera el paro en Colón, aunque sin precisar cifras.

"Hoy un barco no paró en el puerto, son dos mil y pico de pasajeros que no pudieron llegar a Colón, y el domingo estamos esperando otro, ojalá todo haya vuelto a la normalidad para que los turistas puedan bajar", indicó Shamah.

El ministro añadió que "son varios los barcos" que debido al conflicto no han anclado en Colón, sin precisar el número de naves ni si eran de carga o de pasajeros.

La Zona Libre de Colón, considerada la más importante del mundo después de Hong Kong, alberga cerca de 2.500 empresas que generan más de 30.000 empleos directos y aportan más de 100 millones de dólares anuales a las arcas estatales, según datos de su Asociación de Usuarios.