Autoridades alemanas ordenaron el jueves el retiro de algunos lotes de la vacuna contra la influenza fabricada por Novartis como medida precautoria después de que la empresa reportó la aparición de pequeñas partículas en el proceso de elaboración.

El Instituto Paul Ehrlich, que es parte del Ministerio de Salud del país, informó que no ha habido reportes de formación de partículas en Alemania ni de ningún otro efecto secundario durante la actual temporada de influenza.

"Sin embargo, a fin de evitar riesgos y por la seguridad del consumidor, es necesario cancelar la aprobación de ciertas vacunas, debido a la formación de partículas en la vacuna y por lo tanto el riesgo de efectos secundarios graves no puede descartarse", indicó en un comunicado el profesor Klaus Cichutek, director del instituto.

Las decisiones afectan cuatro lotes de la vacuna para la influenza Begripal y uno de Fluad. No afecta a la vacuna estacional Optaflu.

El Ministerio de Salud de Italia prohibió el miércoles la venta de cuatro medicamentos de Novartis que incluyen Fluad y Begripal — vendido como Aggripal en Italia — así como Influpozzi Adiuvato e Influpozzi Subunita.

El regulador médico suizo Swissmedic también suspendió las entregas de vacunas de Novartis como medida preventiva.

El regulador médico de Gran Bretaña informó que no hay evidencia todavía para retirar las vacunas del mercado, aunque indicó que está recabando información sobre las vacunas de Novartis.

La farmacéutica suiza indicó el jueves que está cooperando con el Ministerio de Salud de Italia, donde se producen las vacunas, y está comprometido a proveer a pacientes con vacuna para la actual temporada de influenza.

No ha habido efectos secundarios reportados hasta ahora para más de 1 millón de dosis de Agrippal/Begripal y Fluad administrados, informó la empresa.