El cuidado del recurso hídrico, el fortalecimiento de las áreas protegidas y acciones para adaptarse al cambio climático son los tres grandes retos medioambientales de Centroamérica para el futuro cercano, advirtió hoy un experto.

El director para Centroamérica de la iniciativa internacional Medioambiente para el Desarrollo (EfD, por su sigla en inglés), el costarricense Francisco Alpízar, dijo hoy a Efe que con el cambio climático las regiones centroamericanas secas, "se volverán más secas, y las húmedas más húmedas".

"Hay una estrategia regional de cambio climático, pero se requieren acciones concretas, rápidas, para el recurso hídrico y para la adaptación al cambio climático", afirmó Alpízar, quien también es investigador del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie).

El experto participó hoy en Costa Rica en la VI Reunión Anual de la EfD, donde científicos y académicos internacionales expusieron estudios y datos sobre cambio climático y medio ambiente.

Según Alpízar, Centroamérica "ha avanzado poco" en acciones para adaptación al cambio climático y puso como ejemplo los 50.000 pequeños acueductos rurales que funcionan en la región, en los cuales, dijo, es necesario invertir para su conservación.

"Si esos acueductos fallan la pobreza se disparará a niveles nunca vistos", apuntó.

Como parte de la adaptación al cambio climático, los países centroamericanos también deben aumentar la reforestación y supervisar mejor las zonas donde permiten construir para que no se encuentren cerca de ríos o de lugares propensos a deslizamientos.

Acerca de las áreas protegidas, Alpízar comentó que Centroamérica tiene "buen avance", pues prácticamente todos los países están conectados por corredores biológicos y destacó que estas zonas también se han convertido en un beneficio económico para las personas que viven cerca.

"Está comprobado que las poblaciones cercanas a las áreas protegidas reciben mejores salarios y sus tasas de desempleo son menores", afirmó.

Sin embargo, en cuanto a zonas protegidas en el mar la región aún está "en pañales", pues los países no las acompañan con políticas pesqueras que compensen a quienes dependen de la pesca, comentó Alpízar.

Agregó que también hacen falta en la región programas de investigación en áreas marinas protegidas para que no sean zonas tan restrictivas y se garantice una pesca sostenible.

La EfD nació en la Universidad de Gotemburgo (Suecia) y recibe financiación de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Sida, por sus siglas en inglés).