El escritor peruano Mario Vargas Llosa recibió hoy en Madrid el premio FAES a la Libertad y criticó duramente el nacionalismo, al que consideró como "el gran enemigo de la libertad en nuestro tiempo".

Vargas Llosa recibió el galardón de manos del expresidente del Gobierno español José María Aznar, en un acto en el que estuvo presente el actual jefe del Ejecutivo de España, Mariano Rajoy.

En su intervención, el premio Nobel arremetió contra el nacionalismo, un concepto del que dijo "atrae a los nostálgicos del fascismo y el comunismo y que se trata de "la cultura de los incultos".

El escritor advirtió de que una vez desaparecidos el fascismo y el comunismo, el nacionalismo es ahora el verdadero gran problema para la libertad, y consideró que se trata de "una vieja ideología que periódicamente renace, aprovechando, sobre todo, los momentos de crisis".

"Es un viejo colectivismo que atrae como un imán en nuestra época a los nostálgicos del fascismo y el comunismo", añadió antes de insistir en que el gran desafío de España en la actualidad no es la crisis económica (que ha dicho que acabará por ser vencida), sino el nacionalismo.

Vargas Llosa instó a hacerle frente "sin complejos de inferioridad" y diciendo lo que el nacionalismo representa.

Aunque reconoció que no todos los nacionalismos usan los mismos métodos, dijo que los nacionalistas pacíficos dicen respetar la democracia y la convivencia, pero invitó a no dejarse engañar.

"Ese es un semblante, un disfraz, porque el nacionalismo es una ideología inevitablemente autoritaria y reñida con la libertad", recalcó Vargas Llosa.