Las naciones agobiadas por sus deudas, como España e Italia, podrían entorpecer que la Unión Europea logre la meta de reducir sus emisiones de gas de efecto invernadero contemplada en un acuerdo climático internacional, indicó el miércoles la agencia ambiental de la UE.

La UE se considera al frente de la lucha contra el cambio climático y como un bloque que va en camino a cumplir sus obligaciones del Protocolo de Kioto, que limita las emisiones de gases que calientan el planeta.

Pero los 15 países que conformaban la UE cuando se adoptó el pacto en 1997 también deben cumplir sus propios objetivos de emisión individual.

Algunos de ellos, incluyendo Italia y España, sólo serán capaces de lograrlo con la compra de créditos para compensar sus propias emisiones, por ejemplo, al invertir en proyectos que reducen las emisiones de carbono en países en vías de desarrollo.

En un reporte publicado el miércoles, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) señaló que Italia no ha presentado "ningún plan concreto" sobre la manera de disminuir la disparidad con tales créditos. España cuenta con un plan que lograría a duras penas reducir la brecha, pero debe comprar tantos créditos de carbono que enfrenta un "reto considerable" para cumplir con su plan, dijo la AEMA.

"Estas brechas, de no ser atendidas para principios de 2015, podrían impedir que (el bloque) logre su objetivo", advirtió la agencia con sede en Copenhague.

Si bien el Protocolo de Kioto expira este año, los países pueden usar el mecanismo de compensación hasta el 2015. Sin embargo, la compra de créditos de Kioto podría convertirse en un reto para países que tienen problemas financieros.

___

Ritter reportó desde Estocolmo.