El músico Pitbull suspendió anoche su concierto en la ciudad boliviana de Santa Cruz con el argumento de que el escenario no era seguro para actuar, pero su decisión se conoció luego de que la Policía detuviera a dos supuestos empleados en la organización del evento, informaron hoy diversas fuentes.

El artista cubano-estadounidense explicó en Twitter que no quería poner en riesgo a sus fanáticos y aseguró que se sentía mal por suspender la presentación en el estadio Tahuichi de Santa Cruz.

La jefe de la Policía cruceña, la coronel Lily Cortez, informó a los periodistas de la detención de dos personas, un boliviano y un extranjero, que tenían un arma con ocho balas, una falsa credencial de la Policía boliviana y un bate de béisbol.

Los medios indicaron que ambas personas, que fueron liberadas horas después, supuestamente estaban vinculadas a la organización del concierto de Pitbull en Santa Cruz.

Los empresarios que contrataron a Pitbull indicaron que el concierto se celebrará después, aunque no fijaron una nueva fecha, en medio de la protesta de los cerca de 12.000 fanáticos que, según los medios, se encontraban en el estadio para ver al artista.

El organizador del concierto en La Paz, Boris Navarro, confirmó que Pitbull sí se presentará esta noche en el estadio Siles de esta ciudad.