Dos palestinos murieron hoy en otros tantos ataques aéreos israelíes en Gaza, lanzados tras el disparo desde la franja de seis proyectiles que no causaron víctimas, lo que eleva a cinco el número de muertos palestinos por fuego israelí desde ayer lunes, informaron fuentes médicas y testigos.

El último bombardeo, pasada la medianoche, fue lanzado por un avión de guerra israelí contra un grupo de milicianos que planeaba disparar cohetes desde cerca del campo de refugiados de Beit Lahia, en el norte de Gaza, según testigos.

Ashraf al-Qedra, portavoz del Ministerio de Sanidad del Gobierno de Hamás en la franja, confirmó que un palestino murió en la zona y otros tres resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

Poco antes, otro palestino murió y otros tres resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, por disparos de artillería en el norte de Gaza, apuntó al-Qedra.

Según testigos, los cuatro eran miembros de la milicia de Hamás que patrullaban el barrio Al-Salatin de Beit Lahia cuando fueron súbitamente alcanzados por un proyectil que causó una gran estruendo en la zona.

La agencia oficial palestina, Wafa, identificó a las dos víctimas mortales como Abdul Hakim Abu Yarad, de 24 años, e Ismael Isa Al-Tali, de 26.

El Ejército israelí confirmó en dos comunicados los ataques contra "escuadrones de lanzamiento" de cohetes contra Israel.

"El Ejército israelí no tolerará intento alguno de dañar a civiles israelíes y operará contra cualquiera que utilice el terrorismo contra el Estado de Israel. La organización terrorista Hamás es la única responsable de cualquier actividad terrorista que emana de la Franja de Gaza", agregó.

Israel había advertido hoy de una dura respuesta después de que uno de sus soldados que patrullaba las inmediaciones de la franja resultase herido por un artefacto explosivo cuya colocación no ha sido reivindicada por grupo armado alguno.

Poco antes de los bombardeos aéreos, las milicias palestinas lanzaron seis proyectiles en tres horas contra Israel.