Los problemas en la entrega de los pedidos y los desperfectos en los productos son las principales quejas de los consumidores que compran en internet, según un estudio publicado hoy por el Centro Europeo del Consumidor (ECC-Net).

El informe -que incluye datos de los Estados miembros de la UE, Noruega e Islandia- señala que durante 2010 y 2011 se recibieron una media de más de 31.000 quejas al año vinculadas al comercio en la red.

Dos tercios de las reclamaciones de los consumidores estaban relacionadas con errores de envío o con productos y servicios defectuosos, señala.

Según el texto, los cinco países que recibieron mayor número de incidencias fueron Alemania, Francia, Reino Unido, Luxemburgo y los Países Bajos, dato que a su vez coincide con los Estados que tienen mayor cuota de mercado de comercio electrónico.

A pesar de los datos recogidos en el estudio, las instituciones europeas hacen también un llamamiento a la calma y a la confianza entre los consumidores, al tiempo que recuerdan que con el sentido común y la precaución debida se pueden evitar todo este tipo de problemas relacionados con las operaciones en línea.

En este sentido, el informe publicado muestra cuáles son los procedimientos ante los que los ciudadanos pueden acudir en caso de que sus derechos de compra hayan sido vulnerados.

Entre los mecanismos existentes, destaca el reciente procedimiento europeo relativo a las reclamaciones de escasa cuantía, la resolución alternativa de conflictos o el reglamento de Resolución de Controversias.

Según datos facilitados por la agencia europea de estadística, Eurostat, las mayores preocupaciones de los consumidores en internet son la seguridad de los pagos (11 %), la privacidad (10 %), la recepción o devolución de los bienes y las formas de obtener reparación (9 %), el pago con tarjeta (4 %), y la dificultad para encontrar la información pertinente en la página web (3%).