La subida de las tasas aeroportuarias en los aeropuertos españoles tiene un impacto directo al alza del 6 % en los costes de las aerolíneas, según el director general y consejero delegado de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), Tony Tyler.

Las tasas aeroportuarias en España han aumentado desde julio el 18,9 % de media, y hasta un 50 % en Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, lo que, además de incrementar los costes de los operadores, hará perder al país a 2,9 millones de pasajeros al año, señaló Tyler en un encuentro con los medios españoles.

Tyler explicó que un incremento tan elevado tiene un impacto muy negativo para las compañías aéreas, pero en situaciones de crisis como la que atraviesa actualmente Europa y especialmente España, es algo inaceptable y muy perjudicial, no sólo para el transporte aéreo, sino para el sector del turismo español.

En su opinión, en un contexto de caída de la demanda en España, "no tiene sentido" menguar aún más la competitividad de uno de los sectores tan importantes para la economía del país. Es una "locura", porque lleva a acentuar todavía más la contracción del tráfico, añadió.

El abandono por parte de EasyJet del aeropuerto de Madrid-Barajas como base de operaciones, debido al incremento de las tasas, puede ser una clara señal de que está entre los menos competitivos de Europa, y disuadir así a nuevos operadores a instalarse en el país o que más compañías opten por irse.

Tyler matizó que España es el único país europeo con subidas interanuales de las tasas aeroportuarias tan elevadas, ya que otros han sufrido pérdida de competitividad por otros problemas, sobre todo debido a la falta de capacidad para crecer en tráfico.

Aunque el coste del combustible sigue siendo el principal reto de las compañías aéreas, las tasas aeroportuarias se perfilan en España como el segundo más importante y dañino para su negocio, según la fuente.

Para Tyler, no vale el argumento que esgrime AENA de que incluso con el incremento, las tasas siguen siendo bajas si se compara con otros países europeos.

A su juicio, el Barajas no es comparable, por ejemplo, con el aeropuerto londinense de Heathrow, uno de los más desarrollados del mundo, y tiene un gran volumen de clientes de negocios, mientras que en España predomina el pasajero vacacional.

Tyler señaló que el sector del transporte aéreo sigue estando aún muy fragmentado, por lo que requiere de una mayor consolidación, y prevé que en Europa operarán en el futuro tres grandes compañías: Lufhansa, Air France-KLM y IAG, además de algunas pocas nacionales y algunas de bajo coste.