Dos guardiamarinas chilenos que permanecieron retenidos casi tres semanas a bordo de la fragata argentina Libertad en un puerto de Ghana, junto a más de 300 tripulantes, llegaron el miércoles a Chile a bordo de un vuelo que trajo de regreso al país al ministro de Defensa, Andrés Allamand, que realizó una gira europea.

Inicialmente Edgardo Saitz y Carlos Muñoz debían llegar junto con sus compañeros la noche del miércoles a Buenos Aires a bordo de un vuelo de Air France, pero los planes fueron cambiados luego de que Saitz se quebrara un codo tras una caída accidental, el lunes, a bordo de la fragata.

El comandante Jorge Bastías, de Relaciones Externas de la Armada, explicó a The Associated Press que como el guadiamarina debe ser operado, se prefirió realizar la intervención en Santiago y que Muñoz fue elegido para acompañar en su regreso a Saitz y ayudarlo con su equipaje y otras acciones que el herido no puede realizar debido a su fractura.

Los restantes 13 chilenos que permanecían a bordo de la fragata Libertad regresarán, según los planes originales, y el jueves serán recibidos por el jefe del Estado Mayor General de la Armada argentina, vicealmirante Daniel Alberto Martín, para retornar por la tarde a Chile, donde permanecerán 10 días antes de reanudar su instrucción, entre el 5 de noviembre y el 7 de diciembre.

El intercambio de guardiamarinas entre Chile y Argentina para procesos de instrucción es normal.

El buque escuela está retenido en el puerto de Tema, en Ghana, como garantía por una millonaria deuda del Estado argentino con acreedores estadounidenses.