Las bodegas españolas presentaron hoy en Nueva York sus mejores vinos en el "Great Match", una gran degustación en la que más de 160 firmas ofrecieron sus productos a profesionales de la restauración y la gastronomía dentro del objetivo de afianzar la venta de los vinos españoles en EEUU.

Esta degustación, que celebró este año su decimonovena edición, se ha convertido en una cita de asistencia obligatoria para representantes españoles de bodegas, que a través de este escaparate, muestran las denominaciones de origen a importadores y distribuidores de vino.

"Wines from Spain", entidad dependiente del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), fue la organizadora del evento, y según explicó a Efe su directora, Katrin Naelapaa, el número de bodegas que exportan a EEUU supera en la actualidad las 600.

"Año tras año los bodegueros están descubriendo que el mercado estadounidense es el que más oportunidades de venta ofrece, ya que aunque el consumo de vino no era tradicional en esta zona, las nuevas generaciones lo están impulsando de nuevo", añadió.

Un estudio elaborado por el ICEX señala que el consumo del vino en EEUU aumentó en los últimos diez años de forma constante a un ritmo en torno al 3 % anual.

Además, España se sitúa como el quinto suministrador de vino importado en valor en 2011 y el sexto en volumen, con un 6,3 % y un 7,5 % de la importación, respectivamente.

La introducción de los vinos españoles en las cartas de los restaurantes estadounidenses crece progresivamente, sobre todo en los restaurantes de nivel alto.

En este sentido, el presidente de Bodegas Roqueta (Manresa, Barcelona), Valentí Roqueta, destacó a Efe el "componente social" del vino en este país, pues se ha convertido en un producto culturalmente "apreciado y reconocido que despierta cada vez más interés".

Además, esta cita vinícola permite conocer a las bodegas qué esperan y buscan los consumidores estadounidense, algo muy ventajoso y que les permite reinventar sus productos para adaptarse al público.

"Los estadounidenses buscan vinos con personalidad, diferentes, con calidad y cada vez se interesan más por variedades de uva conocidas pero que sean españolas", agregó Roqueta, cuya empresa lleva diez años exportando sus vinos al continente americano.

El "Great Match" también es una oportunidad para lanzar los nuevos productos, como lo hizo el Grupo Matarromera (Valbuena de Duero, Valladolid), que presentó a los profesionales del sector su nueva apuesta: el vino sin alcohol y los cosméticos realizados a base de uvas.

La representante de la marca en EEUU, Esther Pinyol, explicó que "no es fácil" exportar a Norteamérica porque requiere de "mucho esfuerzo", aunque su bodega, con solo dos años de experiencia en el país, se está consolidando como una las empresas españolas del sector que más exportan a este mercado.

Los bodegueros coincidieron en señalar que la crisis les obligó a buscar otras alternativas y a apostar con más firmeza en la exportación, pues en unos momentos en los que España no pasa por su mejor momento surge la mejor oportunidad para abrir nuevos mercados en el exterior.

No obstante hay bodegas centenarias como Bodegas Riojanas (Cenicero, La Rioja) que llevan exportando a EEUU durante 25 años, "porque siempre habían visto el potencial que ofrecía este país", destacó la representante de la firma, Sara Agós, y ahora aprovechan el auge del consumo para expandir sus mercados.

Pero la cita en la Gran Manzana fue más allá de la cata de vinos, ya que también ofreció la esencia de la cultura vinícola a través de diferentes seminarios, como "Albariño from Rias Baixas", "El abc del cava" o "Rioja", todas ellas con una gran asistencia de público.

Como novedad este año el "Great Match" ofrecerá esta noche una degustación abierta al público en la que además de vino, habrá tapas los restaurantes españoles más aclamados por la crítica neoyorquina y contará con una decoración diseñada por firma española Expormim muebles.