La Unión Interparlamentaria (UIP), que celebra su 127 asamblea general en la ciudad de Québec, adoptó hoy una resolución sobre el caso del expresidente del Congreso colombiano Javier Cáceres Leal en la que "duda" de la credibilidad de los testimonios presentados contra el político.

La UIP, que clausurará su asamblea el próximo viernes, dijo a través de un comunicado que el Comité de Derechos Humanos de los Parlamentarios de la organización examinó "dos casos de violaciones de derechos humanos relativos a seis parlamentarios de Colombia".

En el caso de Javier Cáceres Leal, expresidente del Congreso condenado a 108 meses de prisión en abril por promover grupos paramilitares, la UIP adoptó una resolución en la que "subraya que los parlamentarios deben ser juzgados por tribunales imparciales y tener derecho a recurrir contra la sentencia".

La resolución del comité también puso "en duda la credibilidad de los testimonios de los paramilitares desmovilizados".

La organización añadió que seguirá supervisando la situación de los derechos de Iván Cepeda Castro, Alexander López, Jorge Enrique Robledo, Guillermo Alfonso Jaramillo y Wilson Arias Castillo.

Iván Cepeda Castro es hijo del senador Manuel Cepeda Vargas, asesinado en 1994 por miembros de los equipos de seguridad colombianos y fuerzas paramilitares.

En septiembre, Cepeda denunció que era víctima de seguimientos y escuchas ilegales desde que reveló que siete oficiales de la policía fueron cómplices del jefe de seguridad del expresidente Álvaro Uribe, el general Mauricio Santoyo, extraditado a Estados Unidos por narcotráfico.

López, Robledo y Cepeda, todos integrantes del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA), denunciaron en marzo amenazas de muerte por parte de grupos paramilitares.

La Unión Interparlamentaria es una organización establecida en 1889 y formada por los Parlamentos de más de 150 países para el diálogo de funcionarios de todo el mundo.