Cuatro presuntos guerrilleros kurdos fueron abatidos hoy por la policía turca cuando intentaban atacar una comisaría en la provincia oriental de Tunceli, informa hoy la emisora turca CNNTürk.

Los asaltantes, presuntos miembros del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), intentaron tomar la comisaría de Pülümür, cerca de la ciudad de Tunceli, pero fueron rechazados por los efectivos de la policía.

Cuatro rebeldes murieron en el tiroteo, mientras que los demás huyeron, perseguidos por unidades especiales de la policía.

Los combates continúan hoy en la zona montañosa de Tunceli, escenario habitual de actividades de la guerrilla kurda.

El PKK tomó las armas en 1984 para pedir la autodeterminación de los aproximadamente 15 millones de kurdos en Turquía y desde entonces, más de 45.000 personas han muerto en los combates entre la guerrilla y las fuerzas de seguridad.