La Fiscalía Federal de Nueva York presentó hoy una demanda civil contra el segundo mayor banco de Estados Unidos por activos, Bank of America, al que reclama 1.000 millones de dólares por haber "defraudado" a las entidades hipotecarias paraestatales Fannie Mae y Freddie Mac.

Según la querella, la hipotecaria Countrywide, que fue adquirida por Bank of America en 2008, y más tarde la propia entidad bancaria procesaron durante al menos dos años préstamos hipotecarios sin someterlos a los análisis de calidad necesarios y después se los vendió a Fannie Mae y Freddie Mac.

Esos "miles de préstamos hipotecarios defectuosos y fraudulentos" generaron impagos que originaron unas pérdidas de unos 1.000 millones de dólares a esas instituciones tuteladas por el Gobierno estadounidense e "innumerables" ejecuciones hipotecarias, asegura la acusación en un comunicado.