El director del Festival de Cine de San Sebastián, José Luis Rebordinos, afirmó hoy en Tokio que España nunca ha tenido largometrajes "tan exportables" como los que produce ahora, aunque consideró que aún es necesaria una mayor distribución en otros países.

"Nunca hemos tenido un cine español tan exportable", explicó Rebordinos en una entrevista con Efe en el marco del Festival Internacional de Cine de Tokio, donde reconoció que aún falta "dar el paso de lograr la distribución" en más cines comerciales de otros países.

El director del Zinemaldia subrayó que este año se han filmado desde cintas de gran presupuesto como "Lo imposible" hasta obras más personales como "Blancanieves" o "El artista y la modelo", película que buscará distribución internacional en el mercado audiovisual TIFFCOM 2012, que se celebra hasta mañana en paralelo al festival de Tokio.

Un total de cuatro empresas españolas han viajado a la capital nipona para presentar una quincena de filmes en TIFFCOM, donde participan 25 países y regiones, entre ellos los principales territorios asiáticos.

"En España probablemente falte dinero y estrategias de promoción", admitió Rebordinos, que recordó que a partir del año próximo habrá que tener en cuenta también los efectos de la reciente subida del IVA en las entradas y los recortes en subvenciones directas.

"El problema llegará en 2013 porque la producción española ya se ha reducido un 50 por ciento en el primer semestre de este año. Y más incluso se notará en 2014", afirmó.

Desde que asumió el cargo en 2010 Rebordinos ha querido en todo caso apostar por el cine español para convertir la cita donostiarra "en un escaparate total" del mismo y también en "la puerta de entrada del cine latinoamericano en Europa", con la creación del foro de coproducción Industry Club, que ha tenido una gran acogida.

Ayer, en un seminario en el marco del TIFFCOM, Rebordinos analizó la situación en España del cine japonés, cuya presencia podría crecer, opinó, si se rebajaran los precios que piden muchas veces los productores nipones.

La apuesta de los festivales españoles por el cine nipón también es clave para aumentar su difusión, consideró Rebordinos, que ha aprovechado el festival tokiota para lograr avances en su objetivo de programar una retrospectiva japonesa en San Sebastián para 2013 que sirva para conmemorar el Año de Japón en España.

"Aparte vamos a intentar que haya una presencia japonesa en los jurados y en las secciones" para celebrar los 400 años de relaciones entre ambos países, afirmó Rebordinos.