El Gobierno de Honduras y la Organización de Estados Americanos (OEA) firmaron hoy un acuerdo que establece los privilegios e inmunidades de la Misión de Observación Electoral que supervisará el 18 de noviembre próximo las elecciones primarias en este país, informó una fuente oficial.

El acuerdo fue suscrito por el canciller hondureño, Arturo Corrales, y el jefe de Misión de la OEA, Enrique Correa, quien se encuentra en Tegucigalpa en una visita preliminar, indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores en un comunicado.

La misión, encabezada por Correa, está integrada por más de 40 observadores que seguirán el proceso electoral previo y durante la jornada de votación, el escrutinio y el cierre de las urnas.

"Las elecciones primarias son el primer paso para la elección presidencial, que marcará la plena formalización de la institucionalidad hondureña", dijo Correa al suscribir el convenio en la Cancillería.

Correa también firmó un convenio con el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras, Saúl Escobar, sobre el procedimiento de acompañamiento de la Misión.

Agregó que el trabajo que hará el TSE y los observadores será importante para que las elecciones primarias "sean libres y a prueba de crisis".

Las elecciones primarias en Honduras, que no son obligatorias, se celebrarán el 18 de noviembre próximo con la participación de tres de los nueve partidos legalmente inscritos, mientras que las generales se llevarán a cabo el 30 de noviembre de 2013.

Unos 5,2 millones de hondureños podrán votar en las primarias para elegir a los candidatos para unos 2.990 cargos, entre ellos el de presidente, tres designados presidenciales (vicepresidentes), 298 alcaldías municipales y 128 diputados y sus suplentes.

Además, serán elegidos 20 diputados propietarios e igual número de suplentes para el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

De acuerdo con el convenio, los observadores de la OEA "gozarán de inmunidad contra detención o arresto, tendrán la libertad de comunicarse por radio, teléfono, vía satélite, correo electrónico u otros medios y tendrán el derecho de utilizar cualquier medio de transporte para su movilización".

Además que los locales que ocupen "serán inviolables", así como sus archivos, documentos y bienes en cualquier parte del país centroamericano.

El convenio además señala que el TSE proveerá a los observadores de un documento de identificación.