El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, subrayó hoy que la urgencia en Europa es estabilizar la zona euro, y que una vez que se logre ese objetivo se podrá pasar a otra fase de una mayor integración, como quiere Alemania, pero eso queda "para un plazo muy largo".

"Alemania ha hecho propuestas audaces para un plazo muy largo", señaló en una entrevista a la emisora de radio "France Inter" Ayrault, quien afirmó que París coincide en que en ese horizonte "hace falta una integración suplementaria", en particular de la zona euro.

Pero puso el acento en que "el corto plazo es permitir el relanzamiento del crecimiento en Europa, con la estabilización de la situación del euro, la puesta en marcha de la supervisión bancaria y de la unión bancaria, la intervención del BCE para los países que hacen esfuerzos considerables -y pienso en Italia y en España-, no tengan que seguir pagando un 5-6 % en los mercados".

"La urgencia es ésa. Si se hace eso, se genera confianza, arranca el crecimiento y se puede avanzar a la etapa siguiente con un consenso político, que yo quiero", para una mayor integración de la eurozona, añadió.

Es en ese largo horizonte, en el que a su juicio hay que situar las ideas lanzadas por Alemania, y de las que tiene intención de hablar en un desplazamiento a ese país el próximo día 15 con la canciller, Angela Merkel.

Y a ese respecto, recordó que el presidente francés, François Hollande, ya dijo la semana pasada cuál es su posición, en particular que "la zona euro debe avanzar más rápido que el resto de Europa" con la puesta en marcha de "un gobierno económico", una "armonización fiscal" y "proyectos comunes, en particular en política industrial".