El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, pidió hoy a los directores de los equipos más implicación en la lucha contra el dopaje, tras el escándalo de Lance Armstrong, desposeído de sus siete triunfos entre 1999 y 2005.

Durante la presentación del recorrido de la ronda gala para 2013, Prudhomme invitó a todos los equipos a unirse al Movimiento Por un Ciclismo Creíble (MPCC), nacido en Francia y cuyas normas "son más duras que las de la Unión Ciclista Internacional (UCI) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA)".

"Esta organización es el futuro, los directores de los equipos tienen que ser un cortafuegos contra el dopaje, son ellos los que tienen la clave en la lucha contra el dopaje", indicó el director del Tour.

El MPCC promueve, entre otras cosas, un sistema de controles mucho más estricto que el de la UCI y la AMA, el despido sistemático de los ciclistas sancionados por dopaje y el compromiso de no contratar a corredores que hayan sido condenados.

Prudhomme invitó a los directores a "no tener miedo a otros directores que en el pasado les haya podido presionar" para no integrar esta asociación. "Nos tienen de su lado", les dijo el director del Tour, en una velada referencia al exresponsable del RadioShack Johan Bruyneel.

El director del Tour aseguró que se ha avanzado mucho en la lucha contra el dopaje, aunque matizó que "queda mucho por hacer".

"Cuando oigo que no se ha hecho nada en la lucha contra el dopaje me parece mentira. El Tour ha perdido dos ganadores en cinco años. Eso es porque se ha avanzado. Puede que los controles no sirvieran en la época de Armstrong, pero hoy sirven", afirmó.

"Constato que en el pasado los controles no fueron eficaces, pero no es el caso de hoy día. Cada vez hay más corredores pillados y cada vez se les pilla antes. En el pasado era la policía la que luchaba contra el dopaje, ahora es el mundo del ciclismo", agregó.

El Tour de Francia evitó hacer otros comentarios sobre el caso Armstrong para no eclipsar la presentación de su recorrido de la centésima edición.

El pasado lunes, Prudhomme pidió a la UCI que deje en blanco el palmarés de la ronda gala de los siete años que ganó Armstrong, una decisión que la Federación internacional adoptará el próximo viernes.