El rey de España, acompañado por cuatro ministros, llegó hoy miércoles a Bombay, donde iniciará mañana una visita oficial a la India que también le llevará a Nueva Delhi y durante la que impulsará la presencia empresarial española en un mercado que supera los 1.200 millones de habitantes.

El avión de la Fuerza Aérea Española en el que viaja el monarca aterrizó en torno a las 22:10 horas (16:40 GMT) en el aeropuerto Chattrapati Shivaji de Bombay, donde el embajador español en la India, Gustavo de Arístegui, acudió a recibir al rey Juan Carlos, a quien acompaña asimismo una delegación empresarial de la que forman parte presidentes o consejeros delegados de una decena de compañías.

Desde el aeropuerto, el jefe de Estado español se desplazará al emblemático hotel Taj Mahal -uno de los objetivos de los ataques terroristas perpetrados en 2008 contra la capital financiera del país, en el que fallecieron 32 de las casi 200 víctimas mortales-, donde se desarrollarán gran parte de las actividades programadas para mañana en esta ciudad con motivo de la visita del rey.

La primera de ellas será una recepción a unos 200 representantes de la colonia de residentes españoles, tras un desayuno ofrecido por el gobernador del Estado de Maharastra, Raj Bhavan, a los cuatro ministros que viajan con el rey: José Manuel García-Margallo (Asuntos Exteriores), Pedro Morenés (Defensa), Ana Pastor (Fomento) y José Manuel Soría (Industria, Energía y Turismo).

A continuación, el rey Juan Carlos se reunirá en un almuerzo con empresarios indios y españoles, entre ellos los altos directivos que forman parte de la delegación española y que representan a las empresas Isolux-Corsan, CAF, Indra, OHL, Navantia, Gestam, Sacyr, Roca, Asignia y Elecnor.

Antes de trasladarse a Nueva Delhi a última hora de la tarde, el monarca también acudirá a la residencia oficial del gobernador del Estado de Maharastra, al que pertenece Bombay, y está pendiente de confirmarse una posible recepción al equipo artístico y de producción de la película india "Sólo se vive una vez", rodada en su mayor parte en España.