La agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de EE.UU. (DARPA) anunció hoy un concurso internacional en busca de robots que ayuden ante desastres naturales o causados por el hombre como el de la central nuclear de Fukushima (Japón) o el derrumbe en la mina chilena de Copiapó.

DARPA financiará durante los próximos dos años el proyecto de siete equipos que diseñarán hardware y software y 11 equipos, que sólo participarán en el desarrollo de software para diseñar estos androides utilizando el simulador de diseño de robots abierto DRC (www.theroboticschallenge.org).

La agencia señala que en ocasiones hay expertos con los conocimientos necesarios para evitar daños mayores pero no son capaces de acercarse lo suficiente para completar su misión, puesto que en caso de una contaminación nuclear o inestabilidad estructural, pueden poner su vida en riesgo.

Si bien ya hay herramientas robóticas que ayudan en esta materia, los expertos indican que no son todavía lo suficientemente fuertes como para funcionar en todos los ambientes y tienen que enfrentarse a obstáculos, manipular objetos o herramientas para los que todavía no tienen la suficiente destreza.

"El simulador DRC va a ser uno de los legados de DARPA a la comunidad robótica", señaló Gill Pratt, director del simulador para DARPA, quien mostró su entusiasmo por la participación de equipos de todo el mundo.

Pratt destacó que el programa se ha centrado en asistencia humanitaria como parte de los objetivos marcados por el Departamento de Defensa en su estrategia el pasado enero.

"Creemos que esto es un tema muy inspirador para los participantes ya que se trata de una misión universalmente entendida y apreciada", agregó Pratt.

Además, DARPA busca equipos "con las habilidades para desarrollar el software necesario para avanzar en las capacidades de software de los robots", y participar en el Virtual Robotic Challenge que tendrá lugar en junio de 2013.

De momento ya han presentado proyectos la Universidad Carnegie Mellon, el Centro Nacional de Ingeniería Robótica, la Universidad de Drexel, el Centro Espacial Johnson de la NASA y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, entre otras.

Los robots tienen que ser capaces de operar en un ambiente similar al que se encontraría una persona ante un desastre aunque no tienen por qué tener forma humana.