Una exposición con más de 120 obras de Joan Miró que abarcan un periodo de cinco décadas y que forman parte de una amplia colección de litografías y trabajos sobre papel del artista español abre hoy sus puertas en la galería Boisserée de Colonia, en el oeste de Alemania.

La muestra, presentada por primera vez al público el pasado verano en la Galería Municipal de Paderborn (oeste) en el Castillo Neuhaus, muestra estas obras escogidas de Miró (1893-1983) reunidas en los últimos años por Johannes Schilling y Thomas Weber.

La colección, a la venta en su totalidad y que incluye también libros para bibliófilos, "renuncia de forma consciente a los motivos principalmente llamativos y frecuentemente reproducidos de Miró y destaca más bien por los trabajos delicados, sensibles y de pequeño formato del artista", señala la galería de Colonia en un comunicado.

Así, forman parte de esta colección tres aguafuertes a color de la serie "Feuilles éparses" (1965), así como otros cinco de la serie "Gaudí", consagrada a este arquitecto español.

Entre los trabajos sobre papel figuran dos delicadas acuarelas de pequeño formato de los años 60 y dos técnicas mixtas de los años 70.

La galería destaca también como "de especial atractivo" una obra sin título de 1957, en tinta china y cera, así como dos dibujos a pluma de 1951.

De las obras más tempranas de esta colección -todavía de la etapa surrealista del artista- figuran cinco grabados en blanco y negro de los años 1933 a 1938, así como otros aguafuertes de los años 40, del primer viaje de Miró a Nueva York.

Entre las "joyas" de esta exposición, que podrá verse hasta el próximo 8 de diciembre, figuran dos litografías en color de más de 2,30 metros de alto, que datan de 1975 y que por su limitada edición de tan solo 35 ejemplares prácticamente ya no se encuentran en el mercado.

"Igualmente impresionante", señalan los expositores, es el grabado al aguatinta en color "Le bagnard et sa compagne", de 1,60 metros de ancho, así como el aguafuerte en color "Danseuse créole", de tamaño sólo ligeramente menor, y "Galathée".

Por otra parte, la muestra presenta entre los libros para bibliófilos la publicación "Mavena", de 1950, con pétalos, briznas de hierba y brotes de helecho integradas en el papel y una litografía en color, así como una carpeta con 14 aguafuertes y 12 grabados al aguatinta, que lleva por título "Héraclite d'Éphèse".

De los libros ilustrados de pequeño formato destacan por su especial belleza "La bague d'aurore", de 1957, y el primer libro de Miró, de 1927, titulado "Il était une petite pie".